Lorca se va de fiesta tras una agónica remontada (2-1)

Los blanquiazules consiguen la permanencia a falta de una jornada después de ganar un partido que acabó con una gran trifulca entre ambos equipos

PEDRE RE
UN GOL PARA SOÑAR. Chendo celebra el gol del empate pidiendo ánimo a los espectadores del Artés Carrasco, que vivieron una jornada de fiesta. / PACO ALONSO / AGM/
UN GOL PARA SOÑAR. Chendo celebra el gol del empate pidiendo ánimo a los espectadores del Artés Carrasco, que vivieron una jornada de fiesta. / PACO ALONSO / AGM

El Lorca Deportiva ganó con apuros al Real Betis B y logra mantener la categoría a falta de una jornada por disputar. Partido muy tenso donde el equipo de Miguel Álvarez se jugaba mucho más que tres puntos, estaba obligado a ganar para no depender de otros resultados. Ahora, el conjunto blanquiazul viajará a Ceuta con los deberes hechos.

Nada más iniciarse el partido se pudo ver a un Lorca muy metido y con ganas de hacer el primer gol de la noche. En una buena jugada por banda derecha y tras un despeje de la defensa visitante Jorge Sánchez lanzó a puerta y el balón se estrelló en el travesaño. El equipo lorquino pasó de dominador a dominado, y fue el Betis el que pudo marcar en una indecisión de la defensa cuando Diego se quedó solo delante del portero y éste evitó el tanto.

Corría el minuto 22, cuando el equipo local fue castigado con penalti, Antonio Robles fue el autor de la jugada. Lanzó la pena máxima Cañamero y Jáuregui despejó con los pies. A pesar de la jugada y la emoción de la grada el Betis siguió jugando a placer. En la siguiente jugada Ramos perdió un balón en el medio campo, este llegó a las inmediaciones de Diego que solo ante el guardameta le batió por bajo. El partido se ponía imposible para un Lorca que estaba obligado a marcar dos goles.

El Lorca no se amilanó y siguió jugando por banda- En una de esas indecisiones que tuvo la defensa del Betis, Raponi centró al punto de penalti y Chando igualó de cabeza. Un gol muy importante para los lorquinos porque se marchaban al descanso con las espadas en todo lo alto.

Tras el descanso, el Lorca salió con la única intención de dar la vuelta al partido. Hizo los mejores minutos con jugadas de Óscar Rico, Raponi y Chando. Jugando así la victoria no se podía escapar porque el rival cada vez se mostraba más impreciso, sobre todo en los balones aéreos. Una y otra vez los jugadores de Miguel Álvarez centraban balones sobre el área y la defensa se las veían para poder despejar. Chando pudo marcar el segundo en un espléndido cabezazo, pero el meta René hizo una gran parada cuando el balón se colaba en su portería.

El técnico del Lorca decidió mover el banquillo para dar más frescura al equipo en el centro del campo y punta de ataque. Retiró a Juan Carlos Ramos, que no estaba haciendo el mejor partido en la presente temporada y dio entrada a Manel. Se notó muy pronto que el jugador catalán podía hacer cosas importantes en el área contraria.

A los dos minutos de saltar al terreno de juego el delantero Manel, llegó el segundo gol del Lorca. Fue una gran jugada por banda derecha de Óscar Rico que cedió a Chando, éste pasó a Manel, que en boca de gol batió a René. Con ese gol, el Lorca estaba totalmente salvado, ya no dependía de otros resultados, la permanencia era un hecho y la grada comenzó a festejarlo.

Faltaban muchos minutos para la finalización del partido y el técnico, de nuevo, introdujo algunos cambios para potenciar el centro del campo, quitó a Chando que se encontraba muy cansado y dio entrada a Epitié. Manel jugó más adelantado y el guineano se puso en la media punta. De esta forma el Lorca podía jugar mejor a la contra cuando el Betis subía al ataque.

Los últimos minutos fueron de gran intensidad, se mostraron muchas tarjetas y al final el Lorca supo mantener el tipo ante un Betis que jugaba a la desesperada.

El equipo visitante ya no era el del primer tiempo, sus jugadores no tenían las ideas tan claras y la defensa del Lorca defendía sin muchos problemas. El Lorca prácticamente renunció al ataque y defendió bien el resultado hasta que el colegiado decidiera pitar la finalización del partido.

El colegiado ceutí prolongó el encuentro cuatro minutos más que se hicieron verdaderamente desesperantes. El Betis se dedicó a colgar balones sobre el área, pero la defensa lorquina y el meta Jáuregui estuvieron muy acertados. En el último minuto se produjo una tangana en el medio campo que terminó con la expulsión del visitante Toni y con una tarjeta amarilla al local Epitié. Tras esa trifulca y sin tiempo para más el colegiado pitó el final del partido ante el jubiló de la grada. Jugadores y afición celebraron la permenancia en la Segunda División B.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos