«Murcia tiene potencial para ser de Primera»

«Nunca olvidaré que de aquí salí proyectado como jugador»

JUAN IGNACIO DE IBARRA
EN MURCIA. Enrique Collar, por las calles de la ciudad. / V. VICENS/
EN MURCIA. Enrique Collar, por las calles de la ciudad. / V. VICENS

Han pasado los años. Cincuenta y tres largos años y seis meses desde que Enrique Collar dejó el Murcia, prematuramente reclamado por un Atlético de Madrid que andaba dando tumbos por Primera.

- Sí. Es cierto y para mí supuso el salto que deseaba. Pero pudo ser gracias al Murcia.

Hoy, más de medio siglo después, he tenido ocasión de hablar con Enrique Collar, aquí en Murcia, gozando de la generosa invitación de Santiago Ibáñez:

- No. No conocía los langostinos del Mar Menor. Son muy pequeños, ¿verdad?

(Le digo que, por estas fechas, son los primeros, pero que nuca llegan a ser grandes. Y Enrique se inclina por el percebe gallego)

- ¿Andas bien de colesterol, ácido úrico y esas cosas?, -pregunto a quien es mayor que yo.

-Sí. Ya vés que como de todo.

(Enrique ha echado kilos, como corresponde a los años. Pero es su carácter tranquilo lo que me llama la atención)

- ¿Qué recuerdas de Murcia?, -quiero saber.

--Todo. Murcia fue muy importante en mi vida. Yo la considero mi segunda ciudad.

- Pero sin embargo estuviste muy poco tiempo.

- Fue suficiente. No sólo en lo deportivo, sino en lo humano. Yo vine con diecinueve años. Y desde aquí salí con un sello de jugador que antes no tenía

- Pero sólo jugaste once partidos -le recuerdo-; nadie ha conseguido tanto en tan poco tiempo.

- Es que me reclamó el Atlético de Madrid, al que yo pertenecía, Y me fui enseguida. Pero nunca se me olvidará el tiempo que estuve aquí.

- Jugaste once partidos y marcaste siete goles .

- Marqué dos más. Pero me los quitaron para dárselos a un compañero al que le venía bien.

(Se refiere a Gallardo, que fue Pichichi de Segunda). Quiero saber:

- ¿Te acuerdas de tu primer gol con el Murcia?

- Fue en el primer partido de Liga.

El 12 de septiembre de 1954, el Real Murcia debutaba en La Condomina contra el España de Tánger. Y ganó por 3-1 con goles de Gallardo, Collar y Peiró. El tanto de Enrique lo consiguió por un ángulo imposible, en una tarde de jugadas brillantísimas.

- Teníamos un gran equipo. Éramos muy jóvenes y la mayor parte de los jugadores acabábamos de salir de los juveniles.

El 2 de noviembre de aquella temporada histórica, Enrique Collar cumplió los veinte años en Murcia.

- No se me ha olvidado. Yo guardo magníficos recuerdos de este equipo y de esta ciudad. Además, tengo buenos amigos murcianos. Y me gusta mucho venir a Mazarrón.

Al Atlético no le iban bien las cosas. Y los elogios que la prensa murciana hacía de Enrique Collar obligó a los madrileños a reclamarlo. Ese mismo año fue titular en Primera y fue llamado a la selección.

- ¿Coincidiste con Gento. ¿Fue mala suerte?

- No. ¿Por qué? Él estaba en el Real Madrid y yo en el Atlético. Había sitio para los dos.

- Pero en la selección sólo cabía un extremo izquierdo

- Entonces se jugaban muy pocos partidos. No era como ahora que un internacional juega docenas. Muchos de ellos oficiales.

Debutó en la selección en 1955. Y llegó a compartir alineación con Gento.

- Con Gento y con los mejores. Teníamos un equipo magnífico en los mundiales de Chile, pero se nos lesionó Alfredo, gran amigo mío.

Jugó once partidos con el Murcia y quince con la selección absoluta. Con el equipo nacional consiguió cinco goles.

- El fútbol es lo más bonito del mundo -me dice- Yo tuve la suerte de ser futbolista y le debo al fútbol mis alegrías y casi todas las cosas buenas de mi vida.

El 15 de diciembre de 1954 Enrique regresó a Madrid. Cuatro días después, el Murcia jugaba en Tarrasa y Antonio Collar sustituyó a su hermano.

- ¿Recuerdas lo que pasó?

- Que hizo un partido fenomenal.

(Ganó el Murcia por 1-2 y los goles grana llevaron la firma de Antonio Collar)

- ¿Qué significa el Murcia para ti?

- Algo muy importante en mi vida. Yo he tenido sólo dos equipos: el Atlético, desde niño, y aquella etapa en el Murcia.

- ¿Pensaste alguna vez en volver?

- Sí. Faltó muy poco para que regresara. Pero no como jugador.

- ¿Cómo fue aquello?

- Venía al frente de las responsabilidades deportivas con una empresa que estuvo a punto de comprar el Real Murcia. Estuvo todo prácticamente hecho.

(Le digo que lo recuerdo, que fue en tiempos de transición entre Faustino Cano y Paco Soler)

- Pero llegaron los portugueses aquellos -me explica Collar- y todo se echó a perder.

- Se hablaba entonces de setenta y tantos millones. -le sugiero.

- Sí. No llegaba a los cien.

- ¿Por qué el Murcia, Enrique?

- Porque estudiamos la situación y vimos que este era un club en el que valía la pena invertir.

- ¿Por los rendimientos urbanísticos?

- No, no. Nada de eso. Sencillamente en lo deportivo, Murcia y el Murcia tienen potencial suficiente para atraer a cualquier empresa.

- ¿El Murcia era rentable?

- Por los estudios realizados, sí. El Murcia y Murcia tienen solidez suficiente para mantener un equipo en primera y rentable.

Ha atrapado un pequeño langostino del Mar Menor. A cambio me ha regalado un llavero con una camiseta del Atlético con el número 11 a la espalda. Y yo lo he recordado, corriendo la banda de general, para marcar un gol imposible.

Fotos

Vídeos