Las familias podrán ampliar gratis el plazo de sus hipotecas desde primeros de mayo

El Gobierno espera generar este año 3.000 millones con su plan de reactivación de la economía

J. A. BRAVO
VICEPRESIDENTE. El ministro Pedro Solbes, ayer. / EFE/
VICEPRESIDENTE. El ministro Pedro Solbes, ayer. / EFE

El Gobierno prevé generar cerca de 3.000 millones de euros extra este año con su plan de reactivación de la economía, aprobado ayer por el consejo de ministros y cuyos primeros decretos para desarrollarlo serán publicados este sábado por el Boletín Oficial del Estado (BOE). Para ello, cuenta con estimular la demanda gracias a varias actuaciones, con «preponderancia» para las de orden fiscal, que incluyen junto a la ya conocida rebaja fiscal de 400 euros (vía devolución a los contribuyentes de parte de las sumas retenidas por Hacienda, lo que implicará que quien haya ganado menos también recibiría una suma inferior) la eliminación con carácter retroactivo (desde el pasado 1 de enero) del impuesto de patrimonio.

Sólo por la vía del impuesto de la renta (IRPF), la merma de recaudación prevista para este año sería de 6.000 millones de euros, ya que la nueva deducción beneficiará a 16,4 millones de contribuyentes, a razón de una media de 348 euros por cada uno (modulados conforme a sus rentas). Los primeros efectos de este recorte, que también favorecerá a dos millones de autónomos (en su caso, por trimestres), se verá en las nominas y pensiones de junio, con una primera devolución cercana a los 200 euros, suma similar a la que será prorrateada mes a mes en lo que resta de año.

Respecto al impuesto de patrimonio, la próxima campaña de la renta (que comenzará de forma oficial el 2 de mayo) será la última que lo incluye. Eso significa que en 2009 (este año se anotarán los ingresos correspondientes a 2007) el fisco dejará de ingresar 1.800 millones de euros por ese concepto, mientras un millón de contribuyentes (la mayoría, rentas medias según Hacienda) se ven liberados de una obligación impositiva más. En total (incluida la nueva deducción vía IRPF), el año próximo habría 7.800 menos para las arcas del Estado, pues el Gobierno se ha comprometido a compensar a las comunidades por la merma recaudatoria que pudieran sufrir por estas medidas.

El Ministerio de Economía, no obstante, espera que ese aumento de recursos en manos de los hogares españoles estimulen el consumo (lo que supondrá una recuperación de la recaudación por IVA), y que ocurra algo parecido con las pequeñas y medianas empresas y en especial la actividad inmobiliaria, que obtendrán 4.000 millones de euros más en avales del Estado para titulizar créditos. El resultado final, según sus cuentas (y una vez descontados los ingresos impositivos que se perderán), es que el producto interior bruto crecería entre dos y tres décimas más de lo previsto en 2008 (y otro tanto en 2009), lo que supondría cerca de 3.000 millones extra por ejercicio, mientras que el superávit presupuestario se reduciría este año en algo más de medio punto hasta rondar un saldo final del 0,6% en términos de PIB.

Nuevos planes

Ese es el resultado a grandes trazos que se prevé del plan aprobado este viernes -que inyectará 10.000 millones de euros en la economía-, pero que es probable que no sea el único de este año (quedaría pendiente, por ejemplo, la reforma del impuesto de sucesiones), según sugirió en rueda de prensa el vicepresidente económico, Pedro Solbes. De momento, el programa aprobado este viernes incluye también las ayudas anunciadas a las familias con hipotecas, que desde el 1 de mayo próximo y durante dos años podrán prolongar sin costes de tramitación su plazo de amortización, aunque como es obvio ello implicará en el saldo final pagar más por intereses. Se estima, no obstante, que unos 320.000 hogares pedirán acogerse a dicha medida.

En la misma línea, se amplia en 2.000 millones (hasta un total de 5.000) la línea de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) que respaldarán la concesión de préstamos destinados a la compra de vivienda protegida (VPO), lo que en teoría debe animar el mercado inmobiliario, el más dañado por el frenazo económico. Con el mismo objetivo se reducen los requisitos para las deducciones fiscales (en IRPF e IVA) por rehabilitación de edificios y se convocará con urgencia la conferencia sectorial de Vivienda para que las comunidades autónomas se impliquen más en ese asunto y, en general, en la construcción de VPO (donde se pretende construir 150.000 al año).

Otro de los objetivos del plan de «estímulo» aprobado por el Ejecutivo, que lo ve «coherente» con su «compromiso» de «equilibrio» fiscal (entre ingresos y gastos públicos) y fruto del «margen de maniobra» que los superávit pasados le permiten frente a la «cierta» desaceleración que aprecia ahora en la economía, es animar la actividad empresarial, sobre todo en las medianas y pequeñas (pymes), para las que el Estado ampliará en otros 2.000 millones (hasta un total de 3.000) los avales que presta para que se les concedan créditos.

A su vez, a partir de enero de 2009 podrán pedir cada mes que se les adelante la devolución del IVA (algo que ya disfrutaban las grandes, aquellas que ganan más de seis millones anuales), lo que supondrá para ellas una inyección de liquidez por 6.000 millones.