Los pediatras se adaptan a la 'revolución' de los niños inmigrantes

Uno de cada seis menores atendidos en la especialidad de Pediatría de atención primaria serán en breve hijos de extranjeros

RAFAEL HERRERO

Las consultas de pediatría de atención primaria están encarando una auténtica revolución: la llegada masiva de niños inmigrantes a España o el nacimiento en nuestro país de hijos de extranjeros que demandan, como cualquier autóctono, los servicios médicos habituales. Los cálculos de las principales asociaciones de Pediatría indican que en un breve espacio de tiempo, en uno o dos años a más tardar, uno de cada seis niños atendidos por los pediatras serán, en su mayoría, hijos de inmigrantes nacidos en España. Los datos oficiales son de por sí meridianamente claros: se calcula que en España un 11% de la población infantil y adolescente menor de 16 años proviene de la inmigración.

Además, «alrededor del 15% de los nacimientos son hijos de inmigrantes, lo que supondrá una sexta parte del total de los niños de las consultas en un futuro muy próximo», subrayó ayer Maite de Aranzabal, coordinadora de Inmigración de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). Ante esta nueva realidad, los pediatras tienen que adaptarse a los nuevos tiempos. Para configurar las principales necesidades en los servicios de pediatria, la AEPap junto a la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) han elaborado un estudio sobre la situación actual de la inmigración del que se derivan algunas conclusiones para facilitar su trabajo como facultativos.

Mitos falsos

Una, que los pediatras demandan el tiempo necesario para atender a los hijos de extranjeros, toda vez que a veces necesitan cinco veces más de tiempo que con un autóctono para explicarles la situación clínica del niño. Ello lleva aparejado, según De Aranzabal, una readaptación de las consultas, para que a los facultativos se les asigne un menor número de niños por cupo.