«Los 'párragas' de Párraga descubren su intimidad personal»

Una serie de dibujos de los años sesenta y óleos de los noventa componen la exposición inaugurada en la sala de Cuadros López

P. S.
HASTA EL 6 DE MAYO. Óleos y dibujos de Párraga. / LA VERDAD/
HASTA EL 6 DE MAYO. Óleos y dibujos de Párraga. / LA VERDAD

La sala de exposiciones que la firma comercial Cuadros López abrió, tras su traslado, al número 7 de la Calle San Pedro de Murcia, aumenta cada día el número de visitantes, debido, quizá, a la obra permanente que presenta al público y al sentido popular de la obra de sus artistas. El pasado viernes se inauguró otra exposición, con un sabor muy singular, puesto que se trataba de una serie de óleos sobre papel, acuarelas y dibujos de un Párraga «familiar e íntimo», afirma Pepe López, organizador de esta exposición, que ha contado con la colaboración de la viuda del pintor, Rosana Fernández.

«Podríamos decir que se trata de los párragas de Párraga, que nos descubren su intimidad personal. No era muy usual encontrar al pintor recurriendo a esta temática de intimidad». Los óleos pertenecen a los últimos años del artista, y en ellos, «a través de ese estilo un tanto raro del pintor, están retratados su mujer, Rosana, y sus hijos. Otros cuadros son figuras más anónimas, pero que encierran, por lo general, una fuerza atractiva muy emocionante».

Algunas de las obras que pueden contemplarse ya estuvieron presentes en una amplia exposición que presentó el Museo de Fuente Álamo, el pasado año, cuando se cumplía el décimo aniversario de la muerte de Párraga. Mientras en la capital se preparan una serie de actividades en el homenaje que, en fechas casi inmediatas, se celebrará en recuerdo del famoso personaje, esta exposición también ha querido ser «una manera de unirnos a esa celebración, que creo que Párraga se merecía, por muchos motivos. Nos planteamos el año pasado presentar esta exposición pero, por diversos motivos, no ha podido ser hasta ahora. De cualquier forma, pensamos que será bien recibida».

«Todos sabemos que Párraga era un pintor muy original -añade Pepe López-, constantemente inquieto, lleno de generosidad y a quien lo único que le importaba era que el público, que la gente, interesada o no en la adquisición de obras de arte, se interesase por la pintura, aunque le correspondiese a él regalar sus dibujos. Quienes lo conocimos recordamos cómo era y cuánto pintó». Además de esos óleos intimistas, también pueden contemplarse una serie de dibujos de los años sesenta «muy finos, muy delicados», afirma Pepe López. «Es una época que gusta mucho, en general, y que es muy buscada por los coleccionistas».

La inauguración de la exposición fue una masiva concurrencia de artistas y amigos del llorado pintor. También, ya desde antes de la apertura, fue numeroso el público anónimo que se interesó por las obras expuestas. «Ha habido mucho interés por la adquisición de cuadros, pero muchos no están a la venta, porque la viuda del pintor no quiere desprenderse de ellos. Ha preferido que se vean muchos y que se vendan algunos. Desde mi punto de vista lo más interesante de la figura y de la obra de Párraga es el interés popular que sigue despertando. Es lo que él quería». Y, aunque oficialmente nadie se ha interesado por las obras colgadas, afirma Pepe López, «los que sí se interesan son numerosos jóvenes que, aunque no llegaron a conocer al pintor, lo están descubriendo a través de sus obras, que consideran muy atrayentes. Es que, con frecuencia, llega un grupo con el afán de adquirir un cuadro de Párraga, para regalarlo a un compañero, porque va a contraer matrimonio o por otros motivos. Párraga ofrecía una pintura muy creativa. Yo también creo que cada cuadro es como una nueva creación».

Fotos

Vídeos