Entre lo salvaje y lo saqueado

P. GARCÍA

Preservar y respetar son dos máximas en la vida y el trabajo de José B. Ruiz, quizá por ello la ética ocupa en su profesión, cada vez más, un lugar destacado. En sus 20 años de trabajo ha conseguido documentar innumerables especies que se creían extinguidas o inexistentes en la península ibérica -un espacio que José considera un puente entre África y Europa en el que la vida fluye, y un reducto de biodiversidad-, aunque, muy a su pesar, muchas de esas fotografías no las podría repetir hoy, «desgraciadamente», añade. Para este amante conocedor de la naturaleza, «es el litoral el que más atención de los medios, los ecologistas y los científicos necesita».

Pero frente a la saqueada costa española, queda un reducto para la esperanza: «Extremadura conserva una naturaleza salvaje y virgen», afirmación que sus fotografías constatan, virginidad que esperemos que perdure.

Fotos

Vídeos