Detienen a doce personas en una redada contra la inmigración ilegal en dos burdeles

El operativo de la Policía Nacional se produjo en los prostíbulos La Luna y El Dorado

D. VIDAL LA VERDAD
LA LUNA. El local está situado en los Altos de Caudete. / A. ALONSO/
LA LUNA. El local está situado en los Altos de Caudete. / A. ALONSO

Controlar las estancias irregulares en España y, de paso, liberar a muchas mujeres que, por esa circunstancia, son obligadas por proxenetas a trabajar -hasta que paguen su deuda por el viaje que las trajo hacia un sueño- en el oficio más antiguo del mundo.

Esos son los dos objetivos principales con los que la Policía Nacional llevó a cabo ayer dos redadas en sendos burdeles de Yecla, y donde los agentes detuvieron a un total de 12 personas, diez de ellos por estar en situación ilegal en el país -tres hombres y siete mujeres- y otros dos -los supuestos regentes de los locales- por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores y relativo a la prostitución. Los agentes de la Brigada de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía de Murcia, en colaboración con agentes de la Comisaría de Policía de Yecla y subinspectores de la Inspección de Trabajo, realizaron el primer control en el interior del club La Luna, ubicado en la Carretera Nacional 344, en el paraje Altos de Caudete, donde fueron identificadas 13 mujeres dedicadas al ejercicio de la prostitución, de las que siete eran de nacionalidad brasileña, cuatro rumanas, una colombiana y una dominicana. Dos de ellas, al igual que el portero, de nacionalidad brasileña, se encuentran en situación irregular en España, sin permiso de residencia, por lo que fueron trasladados a la Comisaria de Yecla para la tramitación de expediente de expulsión.

Igualmente fue detenido y puesto a disposición judicial, A. A. G., administrador único y dueño del establecimiento, por un presunto delito relativo a la prostitución y contra el derecho de los trabajadores extranjeros en España. Según la Policía Nacional, este local presenta una puerta de acceso principal que permite la entrada a la única barra de bar del establecimiento, con un pasillo interior donde existen seis habitaciones.

El segundo control se produjo pocos minutos después en el club El Dorado, un antiguo pub irlandés ubicado en la avenida Pablo Picasso de Yecla, donde los funcionarios de la Policía identificaron a 15 mujeres dedicadas a la prostitución -ocho rumanas, seis brasileñas y una marroquí-, estando cinco de ellas en situación irregular, por lo que fueron trasladadas a Comisaría, al igual que el camarero, de nacionalidad boliviana y sin papeles. Asimismo, y como presunto autor de un delito contra el derecho de los trabajadores extranjeros, y de otro relativo a la prostitución, fue detenido el dueño del local, P. C. B., de nacionalidad española.