Científicos de la Politécnica de Cartagena localizan un planeta a 470 años luz de la Tierra

Está en la constelación de Escorpión y gira alrededor de una enana marrón Captan una imagen del cuerpo celeste desde el Instituto de Astrofísica de Canarias

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ
ESTABA AHÍ. Imagen de infarrojos del planeta (el objeto más pequeño) y la estrella en torno a la que orbita. / LV/
ESTABA AHÍ. Imagen de infarrojos del planeta (el objeto más pequeño) y la estrella en torno a la que orbita. / LV

Es un hallazgo científico de relevancia mundial. Aunque, en términos puramente físicos, de espacio, es de dimensión universal. Investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y del Instituto Astrofísico de Canarias (IAC) han localizado un planeta en la constelación de Escorpión cuyas características físicas obligarán a los científicos a elaborar nuevos métodos de análisis sobre la formación de estrellas. En consecuencia, también tendrán que replantearse los de predicción del comportamiento de estos enigmáticos y cautivadores cuerpos celestes.

Así lo explicó ayer el investigador Antonio Pérez Garrido, uno de los científicos de la UPCT que ha participado en el hallazgo y cuyos resultados han sido publicado en la prestigiosa revista Astrophysical Journal Letters. Pérez explicó que el planeta (al que aún no han puesto nombre, y que bien podría llamarse Cartagena) está a una distancia de 470 años luz de la Tierra y orbita alrededor de una enana marrón (un objeto astronómico cuya masa está comprendida entre media y veinte veces la masa solar, por lo que no está considerado como una estrella).

Fue precisamente en mitad de un proyecto de búsqueda de enanas marrones para tratar de comprender mejor los procesos de formación de las estrellas cuando los científicos dieron con el planeta. Éste tiene entre nueve y dieciséis veces la masa de Júpiter, lo que representa unas dimensiones enormes en comparación con las de la Tierra (que tiene 300 veces menos masa que Júpiter).

Uno de los aspectos más llamativos del nuevo planeta es que está a una distancia de su compañera 670 veces mayor que la que separa la Tierra del Sol. Es una gran distancia que contradice las teorías actuales de formación planetaria», destacó Pérez, quien puso como ejemplo que la citada distancia es unas 20 veces mayor que la que hay entre el Sol y Plutón.

El periodo de traslación del planeta (el tiempo que tarda en completar su órbita) supera los 65.000 años y, en terminología científica, es «joven», porque está en una de las regiones de formación estelar cercana a nuestro Sol, con «apenas unos millones de años» de vida.

Joven y cercano al Sol

La importancia del hallazgo viene dada, también, porque se trata del segundo planeta del que se ha captado una imagen directa (se observa la luz que proyecta). Del resto de planetas se sabe de su existencia por las imágenes captadas de forma indirecta partir de la técnica de espectroscopia, que permite comprobar la velocidad a la que se mueven. Por las oscilaciones de la posición observada, se sabe si se acerca o se aleja de la Tierra .

El equipo científico realizó las observaciones desde los telescopios del Teide (Tenerife), Roque de los Muchachos (La Palma) y Mauna Kea (Hawai). Han participado, por la UPCT, además de Pérez Garrido, Anastasio Díez e Isidro Villó; y, por parte del Instituto Astrofísico de Canarias, Víctor Béjar, María Rosa Zapatero, Carlos Álvarez, Eduardo Martín y el cartagenero Rafael Rebolo.