Un año y 9 meses de prisión por falsificar y alquilar tarjetas telefónicas

A. NEGRE

Cuando uno se encuentra a miles de kilómetros de su tierra, una tarjeta de teléfono puede ser un tesoro. Dayanara N. M. M, transexual ecuatoriana de 37 años de edad, era consciente de esa necesidad y, por ello, ideó una tarjeta telefónica de las que se utilizan habitualmente en los teléfonos públicos y la alquiló en repetidas ocasiones a sus compatriotas.

Dayanara sabía lo que hacía y, por ello, creó una tarjeta que tenía la capacidad, incluso, de recargarse cuando estaba a punto de agotarse. Ésta era usada en una cabina concreta, perteneciente a la empresa Telefónica y sita en el casco urbano de Lorca. Con ésta se realizaron un total de 34 llamadas, por un importe total de 498,43 euros.

La acusada fue detenida por agentes de la Policía Local cuando se encontraba realizando una llamada con la citada tarjeta en la cabina. En aquel momento, se le intervinieron 80 euros, fruto del alquiler de la misma. La Audiencia Provincial hizo pública ayer la sentencia en la que condena a Dayanara a una pena de un año y nueve meses de prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos