La Policía desmonta una trama de corrupción que se lucró desde el ayuntamiento alcazareño

El ex alcalde Escudero, el ex secretario municipal Sánchez y el ex arquitecto municipal Ayuso, detenidos junto a otras tres personas, habrían montado una red de sociedades y testaferros para enriquecerse

RICARDO FERNÁNDEZ
CARA DE CIRCUNSTANCIAS. El arquitecto Mariano Ayuso llega a la Comisaría de Policía de Cartagena, anoche, custodiado por un policía nacional. / J.M. RODRÍGUEZ/AGM/
CARA DE CIRCUNSTANCIAS. El arquitecto Mariano Ayuso llega a la Comisaría de Policía de Cartagena, anoche, custodiado por un policía nacional. / J.M. RODRÍGUEZ/AGM

Aunque el nombre asignado a la operación policial mueve a la sonrisa -Ninette, por la obra de Miguel Mihura Ninette y un señor de Murcia-, los agentes de la Brigada de Blanqueo de Capitales que ayer llegaron desde Madrid y se desplegaron por el municipio de Los Alcázares no venían con ganas de broma. Llevaban sobre los hombros un año y medio largo de ardua investigación y estaban deseosos de poner patas arriba el Ayuntamiento de Los Alcázares y, con ello, de reventar de una vez la trama de corrupción que tanto trabajo les había dado.

Uno tras otro, antes de acordonar las ostentosas dependencias municipales y de proceder a su registro, los especialistas de la Policía Nacional fueron localizando y deteniendo a los supuestos líderes de la red, el triunvirato sospechoso de haber dirigido durante años el Ayuntamiento como si fuese su finca: el ex alcalde y ex diputado socialista Juan Escudero, el recientemente jubilado secretario municipal, Diego Sánchez Gómez, y el antes arquitecto jefe y ahora responsable del control de las obras municipales, Mariano Ayuso Fernández.

Junto a este último fue arrestado su hermano y presunto cómplice, Juan Ignacio Ayuso, y dos conocidos empresarios de Santiago de la Ribera, Valero Garcerán y su hijo Francisco Javier Garcerán García, beneficiarios de adjudicaciones de importantes obras públicas -entre otras, el edificio consistorial ayer registrado- y también supuestamente relacionados con la trama.

Las indagaciones policiales, dirigidas desde el Juzgado de Instrucción número 2 de San Javier, con la estrecha participación de la Fiscalía de Murcia, tienen su origen en dos querellas presentadas por el PP local y en las revelaciones periodísticas que durante meses realizó La Verdad sobre esta red. Partiendo de esta base inicial, los especialistas de la Comisaría General de Policía Judicial han desarrollado una laboriosa investigación que, según fuentes próximas a la misma, habría logrado sacar a la luz el funcionamiento de la trama, los supuestos negocios ilícitos que habría cerrado y los millonarios bienes que habría acumulado en muy pocos pocos años.

Sociedades instrumentales

Los supuestos delitos que están siendo investigados irían así, según las mismas fuentes, desde el cohecho y la prevaricación a la malversación de bienes públicos, pasando por la falsedad documental y el blanqueo de capitales, entre otros.

En resumen, lo que se investiga es si el ex alcalde Escudero, el arquitecto municipal Mariano Ayuso y el durante años secretario Diego Sánchez planearon la constitución de varias sociedades instrumentales, a cuyo frente situaron a personas de su confianza, para ser receptoras de solares públicos y de terrenos que empresarios locales habrían entregado como forma de pago por la adjudicación de obras.

Tres de estas sociedades son Ilka Baley S.L., Dekema Bull S.L. y Dorma Golf S.L., que estaban administradas por Inmaculada Camacho Escudero, a la vez cuñada de Ayuso y prima segunda de Escudero. Estas tres firmas habrían acumulado en pocos años, entre el 2000 y el 2003, un importante patrimonio, consistente en parcelas públicas que le fueron adjudicadas directamente por el Ayuntamiento y valiosos solares procedentes de transacciones cerradas con empresarios de la comarca.

Sólo una de estas parcelas, de 7.473 metros cuadrados urbanizables, situada en el Plan Parcial Torre del Rame -el proyecto urbanístico estrella de la localidad-, tendría un valor cercano a los tres millones de euros (500 millones de pesetas).

La redada policial causó ayer una gran conmoción en la localidad de Los Alcázares y decenas de vecinos se congregaron durante toda la jornada frente al Ayuntamiento, con el fin de seguir las evoluciones del registro realizado por los policías judiciales. Los agentes, con quienes colaboró la actual alcaldesa Encarnación Gil, se interesaron por documentación escrita y digital de varios expedientes urbanísticos y requirieron los discos duros de diversos ordenadores.

Asimismo, otros funcionarios, divididos en grupos perfectamente organizados, emplearon muchas horas en registrar todas las viviendas y locales de los seis detenidos. Éstos fueron luego trasladados a las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía en Cartagena, donde serán interrogados y permanecerán detenidos durante al menos dos días.

Con la redada policial, muchos asuntos de los que ocurrían en Los Alcázares comienzan a estar más claros. Queda, sin embargo, un misterio por resolver: si ya está claro que el señor de Murcia al que se referían los policías madrileños era Juan Escudero. ¿Quién es Ninette? ¿Será su lejana prima Inmaculada? Eso queda para más adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos