'Latidos Urbanos' aborda esta noche la polémica de las clínicas abortistas

El programa de Canal 6 habla con el director de una clínica murciana y con un sacerdote sobre la interrupción voluntaria del embarazo

MARÍA PINA

28 niñas de menos de quince años abortaron en el año 2006 de la Región de Murcia. La cifra se dispara conforme aumenta la edad. 419 adolescentes interrumpieron voluntariamente su embarazo en ese año. En los últimos años el balance de casos ha ido incrementado. Aunque las cifras de 2007 aún no están cerradas, sólo en las dos clínicas Ginemur se incrementó en casi mil casos de 810 a 1.871 abortos.

«Uno de los principales motivos de este aumento es el importante incremento de la población inmigrante. La mayoría de las mujeres, sobre todo las latinoamericanas y las de países del centro de Europa, llega a Murcia con culturas y modelos de educación diferentes», señala Francisco Valero, director de Ginemur en el reportaje que hoy emite Latidos Urbanos. En esta clínica, el 50% de las mujeres tratadas fueron inmigrantes (en la Región el 13% de la población es extranjera).

Otro factor que ha animado este incremento es la falta de educación y concienciación de lo que supone un aborto. En el 2006 un doce por ciento de intervenciones se produjo en menores. De las que un uno por ciento tenía menos de quince años. El crecimiento estimado procede del número de abortos practicados en la clínica Ginemur. En el año 2006 hubo 3.834 abortos, de los cuales 1.000 se realizaron en las clínicas Ginemur. Teniendo en cuenta este dato, y sabiendo que en el 2007 Ginemur realizó 1.871 intervenciones de interrupción voluntaria del embarazo se puede estimar un crecimiento de casos en la Región de Murcia.

Mujeres inmigrantes

Por otro lado, la mitad de los abortos que el año pasado realizaron las clínicas Ginemur de Murcia y Cartagena fueron practicados a mujeres inmigrantes. «Muchas de ellas, sobre todo las ciudadanas de Europa del Este, lo utilizan cómo método anticonceptivo. El año pasado dieciséis mujeres abortaron cinco o más veces y una de ellas hasta en nueve ocasiones», señala el director de la clínica Ginemur de Murcia. Latidos Urbanos aborda esta semana el tema del aborto tras la huelga convocada por la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo por la persecución que dicen están siendo sometidas y que fue seguida por cuarenta clínicas privadas de toda España, entre ellas la clínica Ginemur. Según dicen, exigen respeto y seguridad jurídica ya que ahora se ven amenazados por las administraciones y la opinión pública. Además, reivindican una ley a plazos que permita decidir solo a la mujer sobre el posible aborto y no a especialistas como la ley vigente contempla actualmente. «Hoy día si una mujer quiere abortar debe superar una entrevista con el psiquiatra del centro, y este analizará si el embarazo supondrá un trauma psíquico o psicológico para la paciente o no. En caso de ver afectada su salud mental, la firma del especialista pondrá la intervención en marcha». Una medida algo subjetiva, incluso para los especialistas.

Tres supuestos

Solo tres supuestos permiten efectuar el aborto legalmente. Violación, malformación del feto, y posibles daños psíquicos a la madre. Según la estadística del Servicio Murciano de Salud, respecto al 2005, solo hubo un caso de aborto por violación frente a los 3.225 de salud mental. En 2006, hubo tres casos por riesgo fetal y 3.831 por motivos psicológicos.