El club de las mentes fuertes

Alumnos del instituto Francisco Cascales de Murcia entrenan cada semana el autocontrol de emociones y desarrollo personal por métodos sofrológicos

DANIEL VIDAL
RELAJACIÓN. Varios alumnos del Francisco Cascales, en un entrenamiento de técnicas sofrológicas. / JOSÉ JIMÉNEZ/
RELAJACIÓN. Varios alumnos del Francisco Cascales, en un entrenamiento de técnicas sofrológicas. / JOSÉ JIMÉNEZ

Resulta extraño entrar en un aula y ver a veinte chavales con los ojos cerrados, como hipnotizados. Pero nada más lejos de la realidad. Mientras que el sujeto que practica la hipnosis no es consciente de lo que el hipnotizador le sugiere o indica, en sofrología, el sofrólogo enseña una serie de técnicas para que el sujeto interesado las practique él mismo, de forma libre y consciente. Técnicas con las que los alumnos aprenden a crear estrategias que faciliten el conocimiento de su estado corporal, de su estado mental y la conquista de su propio equilibrio para desenvolverse de una manera libre y serena durante su vida cotidiana. Ese es el principal objetivo de esta ciencia relativamente nueva, cuyos métodos se practican en las horas de tutoría del Instituto de Enseñanza Secundaria Francisco Cascales, bajo la dirección del profesor José Jiménez. Este Programa de Salud Mental que se desarrolla en el primer ciclo de la ESO del Francisco Cascales se enmarca dentro del Plan de Educación para la Salud que promueven las consejerías de Educación y Salud con la participación de los tutores y el departamento de orientación del instituto. El director general de Salud Pública, Francisco García, presenció el mes pasado una sesión de tutoría con alumnos del primer ciclo de la E.S.O., en la que se llevó a cabo un entrenamiento de autocontrol emocional para la prevención del estrés por medio de métodos sofrológicos.

Según Jiménez, el trabajo sofrológico que se realiza está muy indicado «para ayudar a prevenir el conflicto social y el fracaso escolar, así como para proveer al niño de elementales instrumentos de autocontrol, autoseguridad y autoconfianza con los que les sea más fácil y eficaz ir adquiriendo el necesario autoconcepto que le permita participar en el desarrollo de su persona y personalidad y favorecer muy eficazmente los procesos de socialización». En este programa se aplica un método sofrológico (Mardan) que tiene el reconocimiento de la pediatría mundial, y cuyo autor es el médico murciano Mariano Espinosa.

Al finalizar el entrenamiento, García se interesó y departió con los alumnos sobre sus experiencias tras los entrenamientos, y animó a éstos y a sus profesores a seguir trabajando e investigando con este método sofrológico, que calificó como una «herramienta de gran utilidad para todos los jóvenes estudiantes y valorando la posibilidad de su promoción y extensión a toda la comunidad escolar, opinión que también es compartida por la Autoridad Educativa de nuestra Región».

Fotos

Vídeos