L'Ajuntaera revive el panocho en la XIX Semana de la Llengua Murciana

ESTER SÁNCHEZ-VALVERDE

Si les hablo del buen zarangollo, los cordiales o los deliciosos paparajotes, seguro que todos me entienden. En cambio si les hablo del pernil, la cuerva o el matacandil, me tomarían por loca, y eso que estoy segura de que el jamón, la sangría y las langostas, les gustan por igual. Y es que los murcianos, si bien hemos sabido conservar hábilmente nuestras viejas costumbres culinarias, otras muchas costumbres, por desgracia, las hemos relegado al olvido y dejado ancladas en el pasado, como ocurre con nuestro querido habla murciano. Y para ello nació L'Ajuntaera pa la Plática el Esturrie y'el Escraculle la Llengua Murciana, para que no las olvidemos. Esta asociación murciana lleva años dedicando sus esfuerzos al conocimiento y conservación del patrimonio inmaterial murciano, y como motivo de ello, entre los próximos días 28 de noviembre y 2 de diciembre celebrará su XIX Semana La Llengua Murciana.

Estas jornadas nacen con la intención de distinguir y homenajear a personas implicadas con la lengua, la cultura y la difusión murcianas. Una semana por y para Murcia, donde numerosos expertos de la tradición de esta Región se reúnen cada año ante la mirada de cientos de curiosos.

El programa de actividades incluye, para este año, dos sesiones en el Palacio de Almudí en las que se celebrarán varios recitales. Además, se dedicará una jornada a la celebración de distintos juegos agrarios clásicos (como el caliche, los petos o los bambules) y el último día se celebrará una misa huertana típica con toda su misa recitada en panocho.

Fotos

Vídeos