Libertad con cargos para los cinco imputados por presunta corrupción urbanística

La juez acusa formalmente a la alcaldesa, dos concejalas, el arquitecto municipal y Facundo Armero después de tomarles declaración en los juzgados de San Javier

G. HERMIDA A. SALAS
LA PRIMERA. La alcaldesa de Fuente Álamo, María Antonia Conesa, entra al juzgado junto a su abogado, Luis        Ruipérez. / ANTONIA GIL / AGM/
LA PRIMERA. La alcaldesa de Fuente Álamo, María Antonia Conesa, entra al juzgado junto a su abogado, Luis Ruipérez. / ANTONIA GIL / AGM

Después de una maratoniana sesión de toma de declaraciones que acabó a las 23 horas, la titular del Juzgado de Instrucción Número 4 de San Javier, Aránzazu Moreno, decidió ayer dejar en libertad con cargos a los por ahora cinco imputados en la presunta trama de corrupción urbanística en Fuente Álamo.

Se trata de la alcaldesa, María Antonia Conesa (PP); la edil de Obras y Servicios, María Inés Mendoza; la ex concejal de Urbanismo, María del Mar Pedreño; el empresario de la construcción Facundo Armero, el arquitecto municipal, José Mariano Sánchez Martini. El técnico superior del consistorio, Francisco Javier Jiménez, no declaró ayer pese a estar citado.

La juez impuso a Martini y Armero la obligación de presentarse en los juzgados como medida cautelar, mientras que los demás no tendrán «de momento» según el fiscal de Urbanismo y Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia, José Luis Díaz Manzanera; esta carga.

La larga jornada en la sede judicial de San Javier la abrió la alcaldesa, María Antonia Conesa, que llegaba poco después de las diez de la mañana acompañada del letrado Luis Ruipérez, que la representa a ella y a la concejal de Obras y Servicios, María Inés Mendoza, quien llegó sobre las 11.30 al juzgado.

La declaración de la alcaldesa se prolongó hasta las tres horas, pese a que el propio Ruipérez recomendó a sus defendidas no declarar. «Mis clientes tienen la conciencia tan tranquila que pese a mi consejo, han preferido responder a las preguntas», señalaba el letrado a la salida del juzgado. Conesa abandonó por una puerta trasera la sede judicial y Mendoza no quiso hacer declaraciones a los periodistas congregados a la puerta

Secreto de sumario

La actitud de Mendoza se repitió con el resto de imputados, sobre los que pesa «un batiburrillo de delitos», según indicó una fuente judicial. También los abogados levantaron un muro de silencio sobre el caso y los delitos que se imputan a sus defendidos, amparándose en el secreto de sumario decretado por la juez sobre el caso. «Tenemos instrucciones expresas de la juez de no aclarar nada», señaló el letrado de María del Mar Pedreño, que concluyó su declaración tras el receso para la comida, al filo de las 18 horas.

La cuarta persona en declarar ante la juez fue el arquitecto municipal de Fuente Álamo, José Mariano Sánchez Martini. Casi al mismo tiempo que comenzaba su comparecencia ante la juez, el empresario Facundo Armero llegaba en un coche con chófer, acompañado de su abogado y otra persona, a la sede judicial, donde entró también sin ni siquiera mirar a los reporteros congregados a su puerta.

Armero, el último

La llegada de Armero pudo alterar el orden de las comparecencias, ya que poco después salía de los juzgados el ingeniero Francisco Javier Martínez, que tampoco hizo declaraciones. La prontitud de su salida cuando aún Martini comparecía ante la juez aumenta la hipótesis de que su declaración haya quedado pospuesta hasta hoy.

Pasadas las 20 horas, Martini proseguía con su declaración, mientras Armero permanecía dentro de los juzgados, ya cerrados a cal y canto. Poco después, el arquitecto municipal abandonaba la sede judicial, dejando a Armero delante de la juez.

El empresario, uno de los mayores promotores del Campo de Cartagena salía de declarar pasadas las 23.30 horas, después de una jornada de más de 12 horas de testimonios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos