Apoteosis en el Palacio (4-4)

Un debilitado ElPozo empató un encuentro que perdía 1-4 a falta de un minuto El equipo de Duda seguirá líder durante un mes si el Barça no gana hoy al Móstoles

JOSÉ OTÓN
TENSIÓN. Kike Boned se encara con varios jugadores de Interviú. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM/
TENSIÓN. Kike Boned se encara con varios jugadores de Interviú. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM

Nadie se lo podía imaginar a falta de cuarenta y cinco segundos para el final. Había gente que se había ido, los jugadores de Interviú mostraban una actitud chulesca y para colmo, ElPozo estaba negado ante el gol. Pero de pronto, apareció esa suerte que se le ha negado históricamente a ElPozo en otras temporadas y que le brota a los equipos tocados por una varita mágica.

Hasta ese momento no había demasiadas lecturas que hacer. Entre las pocas, que Interviú había sido letal y que su victoria era un golpe psicológico para ElPozo. ElPozo creó y creó, mareó la pelota pero no tuvo gol y su rival sí. Cuando parecía que el partido moría y las sensaciones de impotencia volverían a aparecer, irrumpieron Kike y Wilde para dar la campanada.

Del cielo al infierno en cuarenta y cinco segundos. Los jugadores de Interviú se encararon con el cuerpo técnico de ElPozo, a Candelas le faltaba pegarse un cabezazo contra el banquillo y la grada explotaba. Una maravilla de final que puede dejar a ElPozo líder en el parón de noviembre. Pero que nadie piense que fue suerte, ni mucho menos. Duda trabaja estas situaciones día a día, cuando lo más fácil era tirar la toalla, ElPozo creyó en sí mismo para colocar un 4-4 que es, sin duda, muy justo.

El primer tiempo estuvo lleno de contradicciones. ElPozo salió peor que Interviú. El equipo madrileño se mostraba mejor plantado, más metido y sabiendo lo que quería. Pero no, se diluyó con el paso de los minutos ante la fuerza mental de un equipo acostumbrado a sobreponerse a las adversidades.

ElPozo poco a poco fue recuperando su ritmo habitual. Con un equipo de obreros sobre la pista que, fue haciéndose con el mando. De hecho, tuvo las mejores ocasiones y perdonó a un rival que poco a poco se agobiaba atrás teniendo que defender mucho.

Cuando el equipo de Duda estaba mejor y controlando totalmente el partido, apareció Gabriel para hacer la jugada del partido, sorteando a un rival tras otro y dejando a Daniel la posibilidad de anotar un gol que colocaba un 0-1 a todas luces injusto.

En la segunda ElPozo mejoró respecto respecto a la primera pero Interviú se aprovechó de los contragolpes para poner un 0-3 demasiado pesado. ElPozo estaba negado de cara al gol y nadie pensaba que el encuentro acabaría con un empate muy importante para los próximos meses, sobre todo porque Interviú ya no da miedo a un equipo que es campeón por orgullo.