Cónclave caliente en Woking La nómina de John Riise, del Liverpool, en Internet Wilde, Vinicius y Ciço, convocados por Brasil Tres jugadoras del Grupo 2002, con la selección Registro el despacho de médicos en Berlín vinculados al ciclismo

El representante de Alonso negocia en estos momentos con Ron Dennis el precio de su salida de McLaren

JOSÉ CARLOS CARABIAS
Cónclave caliente en Woking La nómina de John Riise, del Liverpool, en Internet Wilde, Vinicius y Ciço, convocados por Brasil Tres jugadoras del Grupo 2002, con la selección Registro el despacho de médicos en Berlín vinculados al ciclismo

Todas las escuderías de fórmula 1 han preguntado por Fernando, hasta Super Aguri se escuchó hace días, Gran Premio de Brasil, pabellón McLaren, en el círculo cerrado que forman el padre (José Luis), el mánager (Luis García Abad) y la pareja (Raquel del Rosario) de Fernando Alonso. Todas, menos una: Ferrari.

El pasado fin de semana, en la pantagruélica fiesta que celebró Ferrari en Italia, el vox populi fue totalmente anti-alonsista. El mensaje de Luca de Montezemolo fue nítido, «somos un equipo». Lo que podría entenderse como una proclama de chufla contra McLaren derivó en realidad hacia otra vertiente. En voz baja, en conversaciones off the record, dirigentes, pilotos y responsables de equipo torcieron el gesto cuando se planteó la posibilidad de que Alonso recale un día en Ferrari. «Somos un equipo», repetían al coro de su jefe Montezemolo.

Lejos de Italia, en la futurista sede de Woking, está negociando el futuro de Fernando Alonso su mánager y hombre de confianza, Luis García Abad. Natural de Guadalajara, 41 años, licenciado en filología inglesa, ex director de marketing de LeasePlan, es el individuo designado por Alonso para gestionar sus próximos años en la fórmula 1.

García Abad está en Inglaterra con una misión. Deshacer el contrato que une al asturiano por los próximos dos años con McLaren sin que ello suponga un atentado contra el bolsillo del piloto. Una negociación que pasaría por un acuerdo económico. Alonso quiere la libertad sin cargos a su cuenta corriente y Ron Dennis pretende que sufrague su libertad con algún tipo de compensación.

El doble campeón del mundo no tiene ninguna cláusula de rescisión. Sólo un compromiso por dos años más que está obligado a cumplir si Ron Dennis se niega a concederle una salida. Por una vez, Alonso no tiene la sartén por el mango. Su futuro no depende de él.

Hace semanas que salió publicada una cifra (35 millones de euros) como rescisión firmada en el contrato entre ambas partes. Los asesores del ovetense descartan que exista cantidad alguna.

«Tengo un plan, una idea de lo que quiero hacer», confesó Alonso el pasado fin de semana en Oviedo. Y siete días antes había dicho que «si salgo de McLaren, Renault no sería mi primera opción». Dos condicionales en uno. No tiene claro que pueda abandonar su actual equipo y tampoco tiene claros los términos de la oferta del equipo de Briatore. El magnate italiano le ha dicho que cuente con él, que en Renault siempre tendrá sitio, pero no hay sueldo fijo sobre la mesa. No hay cifra. Y numerosas fuentes del paddock siguen insistiendo que el piloto cobra menos en McLaren que en su último año en Renault.

Cuestión que no parece problemática en Toyota, donde el dinero se tiene por castigo. Cheque en blanco, coche impredecible. La opción Red Bull, que ya le tanteó hace un año, supone correr con un bólido con motores prestados. Red Bull participa con motores Renault.

En cualquier caso, es tiempo de especulaciones y propaganda que no debe demorarse mucho porque la parrilla está paralizada a la espera de la decisión de Alonso. «Todo el mundo miente en la fórmula 1», admiten todos. Pues eso.

«2008 será un año difícil», sentenció Alonso. Tanto si se queda en McLaren como si emigra. El otro grande, Ferrari, le cerró las puertas el día que renovó a Felipe Massa hasta 2010.

Sigue el espionaje

Por otro lado, Max Mosley, presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), declaró que dicho organismo analizará en profundidad los coches que McLaren usará en 2008 en busca de ideas que sean propiedad intelectual de la escudería italiana Ferrari. McLaren fue excluida del Mundial de Constructores y multada con 72 millones por el caso de supuesto espionaje a Ferrari.

Y habló de Hamilton: «Si la próxima temporada consigue lo mismo que ésta, tendrá una gran repercusión. Empezará a ser negativo porque será un nuevo efecto Schumacher. La gente empezará a escribirme preguntándome si no puedo hacer nada para pararle. Creo que hay una tendencia a exagerar la importancia de Lewis Hamilton».