Hamilton pulsó el botón equivocado

«Se me resbaló un dedo en el volante y, accidentalmente, presioné el mando para reiniciar el coche», afirma el inglés, exculpado por su patrón

COLPISA
FALLO EN EL PEOR MOMENTO. Lewis Hamilton, en su coche, antes del Gran Premio de Brasil. / REUTERS/
FALLO EN EL PEOR MOMENTO. Lewis Hamilton, en su coche, antes del Gran Premio de Brasil. / REUTERS

En una confesión de juventud reproducida por un diario canadiense, el británico Lewis Hamilton ha reconocido que perdió el Mundial en Brasil no por culpa de McLaren, ni de Alonso, ni del empedrado, ni siquiera de Raikkonen, sino, simple y llanamente, porque se le resbaló un dedo en el volante, se equivocó de botón, reseteó el coche y tuvo que volver a empezar.

Pese a este reconocimiento de parte, el colmo de los colmos de la inexperiencia, Ron Dennis, el patrón de la escudería, absuelve de toda culpa a su protegido, asegura que Hamilton no tuvo nada que ver e insiste en que todo fue producto de un fallo mecánico.

Convencido quizá de que al final todo se sabe, de que las apariencias engañan y de que lo que parece una rotura de la caja de cambios pronto se descubre como un error pueril, Hamilton ha salido a la palestra para decir que fue él quien dejó sin potencia durante aproximadamente un minuto su monoplaza en el Gran Premio de Brasil, lo que le hizo perder muchas plazas y regalar el Mundial a la competencia.

«Un dedo resbaló en el volante y, accidentalmente, presioné el botón usado para comenzar la secuencia de arranque», dijo el piloto en unas afirmaciones aparecidas diario canadiense La Presse. Tras esta novatada, el monoplaza se quedó sin energía y potencia durante interminables segundos. «Tuve que reiniciar el sistema, es decir, volver a cargar el programa de manejo de la caja de cambios», añadió Hamilton.

Lo más curioso del asunto es que Dennis descarta la versión de su piloto, al que exime de cualquier responsabilidad. «No hubo nada que hiciese Hamilton que tuviese alguna incidencia en la caja de cambios», señaló el patrón de McLaren en unas declaraciones aparecidas en la web f1-live.com, donde alude a un fallo mecánico en un sensor como la causa del problema.

Ganar en la pista

Por otra parte, Hamilton declaró ayer a la BBC que no quiere ganar el título de campeón del mundo por una decisión de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y aprovecharse de eventuales descalificaciones de otros pilotos. «Quiero ganar en la pista», indicó Hamilton. «No quiero ser campeón tras la descalificación de otros pilotos», añadió.

Su escudería anunció el domingo que iba a apelar la decisión de la FIA para que no sancione a los equipos BMW Sauber y Williams-Toyota, sospechosos de haber utilizado un carburante no conforme en el Gran Premio de Brasil. «Ser despojado del título mundial sería un poco cruel y ensombrecería la imagen del deporte», señaló el piloto británico. «Sería extraño tras el trabajo fantástico que ha hecho Kmi».