Toyota, Renault y McLaren esperan la decisión de Alonso

J. M. R.

«Cuando acabe la temporada hablaremos de futuro». Esta frase se ha repetido hasta la saciedad por parte de todos los implicados: Alonso, Mercedes y McLaren. Todos han dicho lo mismo, de una u otra forma, pero ha llegado el momento de tomar decisiones y las opciones para el asturiano están muy abiertas. Como el propio Alonso reconoció poco antes de viajar hacia Europa, Toyota podría ser un destino posible para volver a ser el compañero de Jarno Trulli o del alemán Timo Glock, ganador de la GP2.

El bicampeón del mundo puede que sólo intente desviar la atención o realmente está interesado en los montones de euros que ofrecen los japoneses. Esta opción podría llevar a cabo una auténtica revolución, ya que el gigante asiático estaría dispuesto a pagarle a Mclaren una importante cantidad para liberar a Alonso. De esta manera, la escudería inglesa haría caja para pagar la sanción de la FIA.

El proyecto de Toyota podría iniciarse de verdad seis años después de entrar en la F1, reconstruyendo el equipo en torno a Alonso. La revolución en Toyota puede llegar incluso a provocar la salida de Trulli, mediante indemnización, y dejar al joven alemán Glock con Alonso. El domingo en el paddock de Interlagos se rumoreaba que Trulli podría hacer pruebas invernales con Spyker, si tiene que dejar su sitio a Glock. Lo que no era un rumor, sino una realidad, fue ver como Ralf Schumacher llegaba disparado a las instalaciones de Spyker acompañado del propietario del 50% del equipo, el magnate indio Vijail Mallya, en cuanto se enteró de los comentarios del indio halagando al español Roldán Rodríguez, piloto oficial la próxima temporada. Por su parte, Sutil fichará por Williams.

La otra gran opción es que el asturiano vuelva a casa. El problema con Renault es que el asturiano no quiere un contrato de más de un año. El presidente de la marca francesa, Carlos Ghosn, le obliga a estar al menos dos temporadas y una opcional.