Mayor Oreja dice que el Gobierno trató de incorporar a ETA a la política "todos contra PP"

El ex ministro del Interior Jaime Mayor Oreja acusa al Gobierno de en el "mal llamado proceso de paz" haber tratado de incorporar a su política de "todos contra el PP" a ETA, y se muestra seguro de que ahora el PSOE tendrá que "pasar del diálogo y la negociación a la máxima exigencia del Estado de Derecho"

EFE MADRID

El ex ministro del Interior Jaime Mayor Oreja acusa al Gobierno de en el "mal llamado proceso de paz" haber tratado de incorporar a su política de "todos contra el PP" a ETA, y se muestra seguro de que ahora el PSOE tendrá que "pasar del diálogo y la negociación a la máxima exigencia del Estado de Derecho".

En una entrevista con Efe, el portavoz del PP en el Parlamento Europeo asegura que no ha visto "claridad" en la reacción del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tras la ruptura del alto el fuego permanente de ETA.

Mayor Oreja y el periodista César Alonso de los Ríos presentan el próximo martes en Madrid el libro "Esta gran nación", conversaciones entre ambos en las que el eurodiputado popular vierte sus reflexiones y repasa su trayectoria política desde la Transición en el País Vasco hasta el denominado proceso de paz, un acto en el que también intervendrán José María Aznar y Mariano Rajoy.

"Como consecuencia de un todos contra el PP, Zapatero ha intentado abrir un proceso en el que ni más ni menos ha tratado de incorporar a ese todos contra el Partido Popular a ETA y, de esa manera, ha abierto una negociación política que ha dado esperanzas a la organización terrorista para alcanzar sus objetivos", señaló.

En opinión de Mayor Oreja, lo que ha pasado es que Zapatero "no ha podido engañar a la organización terrorista, porque hay cosas que no hay Gobierno de España que pueda dar, lo que significa la gran esencia del mal llamado proceso de paz: la formulación del derecho de autodeterminación" y Navarra.

"Este proyecto va a saltar, va a estallar, porque no tiene ninguna solución, nos lleva a una situación de crisis, a un callejón sin salida, en donde lamentablemente algunos van a tratar de que en el terrorismo nos dividamos más los españoles", añadió.

Apostó por dar desde la Fiscalía la "batalla política y jurídica" para evitar la "legalización de ETA en los ayuntamientos" bien instando a la ilegalización de ANV o bien mediante otras vías.

Explicó que existen dos políticas en la lucha contra ETA -la del Estado de Derecho, la exigencia y la firmeza y la de la negociación y el diálogo- y el presidente del Gobierno, continuó, "ha escogido la equivocada, el atajo".

Aunque reconoció no haber visto "claridad" en las declaraciones de Zapatero, Jaime Mayor Oreja apostilló: "Al final el Gobierno definitivamente tendrá que tener otra posición respecto a la lucha contra ETA, tendrá que pasar del diálogo y la negociación a la máxima exigencia del Estado de Derecho".

En el libro "Esta gran nación", Mayor Oreja explica el motivo por el que durante la anterior tregua Aznar se refirió a los miembros de ETA como pertenecientes al Movimiento de Liberación Nacional Vasco.

El ex ministro del Interior señala que "existen unos objetivos compartidos aunque haya métodos y campos de actuación distintos" pero siempre está "en el horizonte la independencia, la autodeterminación, la ensoñación vasca".

"Desde ETA hasta la Iglesia comprometida con esos objetivos, pasando por el PNV, EA y numerosas organizaciones de tipo civil, hay un gran cantidad de entidades y grupos que forman parte del MLNV", afirma Mayor Oreja, que añade que "cada uno tiene su papel, hay contradicciones entre ellos, pero, desde luego, hay una conciencia colectiva" y "en ciertos momentos de crisis grave para los nacionalismos llegan a establecer acuerdos", en relación al Pacto de Estella "entre ETA, PNV y EA".

Además, en el libro Mayor Oreja, según explicó a Efe, aboga por construir "una gran alternativa sobre la idea de que España es una gran nación" y critica el proyecto político "dedicado a dar satisfacción a los nacionalismos e, incluso, a potenciar a los nacionalismos más radicales".

"España es una gran nación y eso no debe ser monopolio de la derecha", afirmó, antes de añadir que el Gobierno ha protagonizado una política basada en la "desconfianza de España como nación" y que España "vive una ofensiva nacionalista y el Ejecutivo, en vez de hacerla frente, la ha administrado".

"Se ha convertido en administrador de esa ofensiva, y eso es una mala dirección, porque hay que tratar de decir que España es una gran nación que no se merece que los nacionalismos determinen su futuro", concluyó.