El Murcia se despide de la Condomina derrotado por la mínima (0-1)

El Real Murcia quería salir por la puerta grande de su vieja casa, y por eso afrontó su último partido en la Condomina con concentración y buen juego. Lucas Alcaraz y los suyos prefirieron mantenerse al margen de todos los preparativos y festejos que se habían preparado para la despedida. Los murcianos creyeron que la mejor manera de celebrar un momento histórico era sumando los tres puntos en juego. Al fnal, no pudo ser

LAVERDAD.ES MURCIA
El Murcia se despide de la Condomina derrotado por la mínima (0-1)

Un Poli Ejido teóricamente inferior amargó la jornada a un Real Murcia que decía adiós a la que ha sido su casa durante 82 años. Un encuentro que al margen de lo puramente deportivo, tuvo el aliciente de los sentimientos, de la nostalgia y, por supuesto, del recuerdo.

El Real lo intentó de todas la maneras posibles pero el Poli Ejido se lo puso muy difícil desde el principio. Intento tras intento, la escuadra grana se fue desmoralizando ante la organizada y obediente defensa rival. En el minuto 69, se pitó penalti a favor del Poli por una falta cometida a Ramón. Él mismo fue el encargado de lanzarlo. Ramón falló, pero para desesperación de los murcianos, Víctor Salas recogió el rechace y lo mandó al fondo de la red. Fue la única jugada de peligro que pudo entretejer la escuadra andaluza.

El Murcia siguió mandando en el juego, pero aunque se acercaba con cierto peligro, fue incapaz de definir hasta el minuto 89; en el que el árbitro anuló un gol local por fuera de juego de Antoñito. No hubo mucho más que rescatar en el partido del adiós. Enfado monumental de la afición con el árbitro y una racha rota de 10 partidos consecutivos sin perder.

El Ejido, por su parte, se consolida como aspirante a la cabeza de la tabla y se acerca peligrosamente a un Murcia que cede el liderato al Xerez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos