La inteligencia artificial en el Ford Edge

La inteligencia artificial en el Ford Edge

Se utiliza para mejorar el agarre y reducir el consumo de combustible

Ford introduce la tecnología de inteligencia artificial en el nuevo Edge con el objetivo de mejorar la confianza en terrenos resbaladizos a la vez de ahorrar combustible cuando no se requiere un agarre adicional. Gracias a la tracción total, que mide la adherencia de las ruedas a la superficie de la carretera, ajusta la distribución de par entre el eje delantero y trasero para conseguir un confort de marcha más seguro.

La nueva tecnología de desconexión de tracción a las cuatro ruedas que estrena el Edge, utiliza docenas de sensores para determinar en una fracción de segundo si se necesita la tracción total y además se consigue un ahorro de combustible de un 6,5 % en el modo de tracción delantera que son las condiciones de conducción normales.

El dispositivo de tracción a las cuatro ruedas, que funciona sin intervención del conductor, utiliza un sistema electrónico que incluye el control de tracción y los frenos antibloqueo para determinar el giro y deslizamiento de las ruedas, detecta si se lleva un remolque o la acción de los limpiaparabrisas y la temperatura exterior que anuncian unas condiciones meteorológicas desfavorables.

En cuanto al motor diésel del Edge, es de la nueva familia EcoBlue de 2.0 litros y una potencia de 190 caballos (238 CV en la variante biturbo). Rinde un buen equilibrio entre rendimiento y eficiencia de combustible, con consumos medios a partir de 6,0 litros y unas emisiones de 156 g/km. El propulsor lleva un nuevo cambio automático de ocho relaciones.

 

Fotos

Vídeos