https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

En la umbría del Bosque

De derecha a izquierda, el Bosque, Peñas Blancas, el Morrón de la Cabra, el Salto del Ciervo y Cerro Perona./
De derecha a izquierda, el Bosque, Peñas Blancas, el Morrón de la Cabra, el Salto del Ciervo y Cerro Perona.

La cara norte de Sierra Espuña ofrece una perspectiva diferente y poco vista del parque

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

La cara norte de Sierra Espuña es un paisaje que reúne belleza, misterio y verdad.

El tramo de carretera que lleva desde Pliego hasta el cruce de Zarzadilla de Totana, pasando por Casas Nuevas, transcurre en paralelo a la parte trasera del parque regional, donde los escarpes rocosos de los Cuchillos y la Umbría del Bosque, Peñas Blancas y Cerro Perona parecen más una postal alpina que una panorámica murciana.

La línea de cumbres supera los mil metros de altitud y emerge del mar de pinos en un tramo de unos diez kilómetros que convierten en una delicia un simple paseo en coche por esta carretera.

Quienes no se conformen con admirar el paisaje desde el asfalto deben saber que hay una pista en bastante buen estado que permite aproximarnos al pie de la montaña desde las cercanías de Casas Nuevas para iniciar un recorrido que puede llevarnos incluso hasta Pliego.

El camino se toma tres kilómetros después de pasar Casas Nuevas, por una pista que encontraremos a la izquierda tomando como referencia el mojón kilométrico número 15 -hay que superarlo-.

Hospedería rural Casas Nuevas.
Hospedería rural Casas Nuevas.

El camino rural cruza la rambla de Malvariche y se interna en la solitaria umbría de Espuña. Para circular paralelos al macizo hay que tomar después el segundo desvío hacia la izquierda.

A partir de aquí transitaremos envueltos en una tupida masa forestal donde mandan los pinos carrascos y las grandes manchas de coscoja, junto con enebros, espinos y romeros. No será difícil sorprender a grupos de arruis y jabalíes, muy abundantes en esta parte de Espuña porque apenas son molestados.

La vieja casa de labor de la Hoya del Alpurchil, que encontraremos después de caminar algo más de 8 kilómetros, puede ser un buen lugar para descansar y volver sobre nuestros pasos. La pista sigue hacia la Fuente de la Portuguesa y desemboca en la carretera Alhama-Pliego. Paciencia: ese tramo lo haremos otro día.

La excursión

Dónde:
Parque Regional de Sierra Espuña.
Dificultad:
Media (17 km. ida y vuelta).
Cómo llegar:
Desde Pliego por la carretera de Casas Nuevas.
Cartografía:
Pliego (933-I), El Purgatorio (932-IV), Casas Nuevas (932-II) en 1:25.000.
Cobertura de móvil:
Escasa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos