https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Tres 'patatas calientes' de la Red Natura se dejan para la próxima legislatura

Protesta de agricultores en la playa aguileña de La Galera, en julio, endefensa de sus cultivos dentro del espacio protegido. / JAIME INSA / AGM
Protesta de agricultores en la playa aguileña de La Galera, en julio, endefensa de sus cultivos dentro del espacio protegido. / JAIME INSA / AGM

Medio Ambiente asume que no dará tiempo a aprobar los planes de gestión de Cabo Cope-Calnegre, Calblanque y Carrascoy-El Valle

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Con los plazos cumplidos desde hace seis años y con un procedimiento de infracción abierto por la Comisión Europea a causa del retraso, la fecha de aprobación de los planes de gestión de la Red Natura 2000 en la Región de Murcia sufre otro aplazamiento, según el calendario de trabajo trasladado a 'La Verdad' por la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente. De acuerdo con las nuevas previsiones que maneja el Gobierno regional, en mayo del año que viene se habrán ratificado los documentos técnicos de todos los enclaves incluidos en la gran red europea de espacios naturales protegidos salvo tres, precisamente los que se prevén como más conflictivos, que quedarán pendientes para la próxima legislatura: Costa Occidental (que incluye el Parque Regional Cabo Cope-Calnegre, entre Lorca y Águilas); Sierras de Cartagena (donde se ubican, entre otros lugares, Calblanque y la Sierra de la Fausilla); y El Valle y Carrascoy, en Murcia y en menor medida Alhama y Fuente Álamo.

Este enésimo retraso deja en el aire cuándo se completará la planificación ambiental de los espacios protegidos de la Región, puesto que el resultado de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo de 2019 puede condicionar un trabajo complejo y farragoso que supone no solo la redacción de los documentos técnicos, sino también consultas públicas, estudio de alegaciones, dictámenes de órganos consultivos y negociación con colectivos afectados.

El calendario

Planes aprobados
Noroeste; Ríos Mula y Pliego; Cueva de las Yeseras y Minas de la Celia.
Diciembre de 2018
Mar Menor-Franja Litoral Sumergida.
Marzo de 2019
Altiplano; Alto Guadalentín; Sierra de Ricote-La Navela; Relieves y Cuencas Centro-Orientales.
Mayo de 2019
Saladares del Guadalentín; Sierra Espuña.
Sin fecha
Costa Occidental (Cabo Cope-Calnegre, Cuatro Calas, Sierra de Almenara, Sierra de las Moreras); Sierras de Cartagena (Calblanque, Monte d e las Cenizas y Peña del Águila, Sierra de la Fausilla, La Muela y Cabo Tiñoso, Cabezo del Roldán, Cuerda de la Serrata...); Carrascoy y El Valle.

En cualquier caso, será un nuevo Gobierno el que se enfrente a tres 'patatas calientes': establecer el 'manual de instrucciones' de tres espacios naturales donde los conflictos han sido una constante en los últimos años por los intereses urbanísticos o las actividades económicas y recreativas que se desarrollan dentro de ellos o en sus límites.

En el caso del Parque Regional Cabo Cope-Calnegre, será todo un reto ordenar la agricultura intensiva que se desarrolla en el corazón del espacio protegido frente a un sector que ya se ha manifestado contrario a cualquier tipo de limitación. Descartado tras una histórica sentencia del Tribunal Constitucional el gran proyecto urbanístico de Marina de Cope -presentado en su día por el Gobierno de Valcárcel como el mayor resort turístico del Mediterráneo-, la Comunidad Autónoma contempla en esta llanura litoral un desarrollo en torno a explotaciones agrícolas ecológicas e instalaciones turísticas de calidad y bajo impacto en el medio.

El Gorguel

En cuanto a las Sierras de Cartagena, el plan de gestión debe definir si es posible o no la urbanización en el límite del Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, donde sigue vivo el proyecto del complejo residencial Princesa, promovido por Inmogolf en el paraje de Huerto Calesa, en Atamaría, que supondría la edificación de 400 viviendas.

Otro espacio controvertido es el de la Sierra de la Fausilla, que se vería afectado por la hipotética construcción del macropuerto de contenedores de El Gorguel, un proyecto aún pendiente de superar la evaluación ambiental, de obtener la declaración de interés público por parte del Consejo de Ministros y de recibir el visto bueno de Bruselas.

Y en lo que respecta a El Valle y Carrascoy, Medio Ambiente afronta el desafío de ordenar el elevado uso público del espacio natural -senderistas, ciclistas, corredores, visitantes de fin de semana...-, contener la expansión urbanística y controlar actividades económicas como las canteras y las roturaciones ilegales que convierten fincas de secano en cultivos de regadío.

Mientras tanto, la Consejería confía en dar salida durante los próximos meses a los planes de gestión de siete Áreas de Planificación Integrada (API): Mar Menor-Franja Litoral Sumergida en diciembre de este año; Altiplano, Alto Guadalentín, Sierra de Ricote-La Navela y Relieves y Cuencas Centro-Orientales en marzo de 2019 (ahora en información pública); y Saladares del Guadalentín y Sierra Espuña en mayo de 2019.

Esta planificación tendría que haber estado aprobada en julio de 2012, según los requerimientos de la Comisión Europea, que desde entonces sigue de cerca los progresos en la tramitación. El Gobierno regional, uno de los que lleva más retraso en esta materia en España, ha dado desde entonces hasta tres fechas tope para cumplir con sus obligaciones normativas -junio de 2016, febrero de 2017 y octubre de 2018- que no ha sido capaz de satisfacer.

Los agricultores de Águilas no aceptan limitaciones

No será fácil poner orden en la Marina de Cope, donde cultivos de lechugas, sandías y tomates, explotados tanto por pequeños agricultores como por cooperativas y grandes empresas, ocupan casi toda la llanura litoral, en algunos puntos casi hasta la misma playa. En ausencia del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN), documento que lleva más de dos décadas de retraso y en el que trabaja actualmente la Dirección General de Medio Natural, el sector agrario se ha hecho fuerte en el parque regional y rechaza cualquier restricción. Lo dejaron claro el pasado 22 de julio, cuando la Asociación de Agricultores de Águilas leyó un manifiesto en la playa de La Galera: «No admitiremos bajo ningún concepto la figura de protección de parque regional ni limitaciones a la actividad agraria que pueda regular un PORN», advirtieron. Los agricultores dicen sentirse «acosados y amenazados» y aseguran que «la declaración de parque es una expropiación encubierta» y «un atropello al ejercicio de la actividad agrícola» que les arrebata «el uso de la tierra que venimos trabajando generación tras generación». Los cultivos de la Marina de Cope -una agricultura «avanzada, sostenible y generadora de empleo», según ASAJA- dan trabajo directo e indirecto a unas 3.000 personas.

 

Fotos

Vídeos