https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

La transformación del campo expulsa a los sisones

Macho de sisón común. / SEO / Birdlife
Macho de sisón común. / SEO / Birdlife

Las poblaciones de esta ave esteparia caen a la mitad en los últimos diez años; en Murcia quedan apenas 30 ejemplares

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

De 74.084 machos reproductores en 2005 a solo 38.856 individuos en 2016 -fecha del último censo nacional-. Estas son las cifras que acreditan el tremendo bajón en las poblaciones de sisón común en España, que acaba de hacer públicas la organización científica y conservacionista SEO/BirdLife, y que suponen una reducción a la mitad en los últimos diez años.

Y las perspectivas no son nada buenas para esta ave esteparia que se concentra principalmente en Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía, Madrid, Comunidad Valenciana, Navarra y Región de Murcia, porque la causa principal de su declive es la pérdida de hábitat por la transformación de pastizales y cultivos herbáceos de secano extensivos en sistemas agrarios intensivos, «un proceso que ha tenido lugar desde mediados del siglo XX y que continúa en las primeras décadas del XXI», advierte SEO/BirdLife, que nombró al sisón Ave del Año en 2017.

Castilla-La Mancha y el Valle del Ebro, zonas tradicionales de invernada de la especie, acusan el mayor declive. Según el censo nacional, en la Región sobreviven un mínimo de 37 ejemplares y un máximo de 294, pero los datos de la Dirección General de Medio Natural, más recientes, estiman la presencia de solo 25 en invierno y 32 en primavera.

Medio Ambiente sigue sin aprobar el plan de recuperación para esta especie, pese a estar terminado desde hace dos años

Roturación de terrenos

Aunque coinciden en el diagnóstico: la progresiva desaparición de esta especie se debe a «las roturaciones de terrenos naturales, como saladares y estepas, y la propagación de los cultivos intensivos y arbolado en zonas donde anteriormente se cultivaba el cereal, lo que pone en serio peligro su supervivencia», dejan claro los técnicos de la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente.

Los escasos sisones murcianos se dejan ver con cuentagotas en el Altiplano, el Noroeste, los Llanos del Cagitán, Zarcilla de Ramos y Saladares del Guadalentín, donde se han encontrado con un nuevo competidor por el cada vez más escaso hábitat estepario: las plantas solares, un tipo de instalación industrial que necesita amplias zonas llanas. Como la proyectada en Zarcilla de Ramos (Lorca), autorizada por el Gobierno regional -con algunos condicionantes ambientales- pese a ubicarse en el área de distribución de la especie. También se ha dado el visto bueno a otra planta fotovoltaica en la Herrada del Manco (Yecla), que en este caso solo afecta a la alondra ricotí.

El sisón, la avutarda, la ganga común, la ortega, el cernícalo primilla, el aguilucho cenizo y la alondra ricotí son las siete aves esteparias más amenazadas de la Región. Junto a otras trece especies, se beneficiarán de un plan de recuperación que no termina de aprobarse pese a que la Comunidad Autónoma lo tiene redactado desde hace dos años. Este retraso en su tramitación coincide con las críticas de organizaciones agrarias del Altiplano al plan de gestión de los espacios protegidos de la Red Natura 2000 en esta comarca.

Por su delicada situación, el sisón debería ser recatalogado de 'vulnerable' a 'en peligro', según los criterios de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), propone Nicolás López, responsable del Programa de Especies de SEO/BirdLife. «También tendría que cambiar de categoría en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, para pasar de 'vulnerable' a 'en peligro de extinción'», insiste.

 

Fotos

Vídeos