https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Todo sobre la pardela cenicienta

Pardela cenicienta./JUAN BECARES
Pardela cenicienta. / JUAN BECARES

El marcaje de 460 ejemplares (algunos de ellos en la isla cartagenera de Las Palomas) desvela los movimientos de las poblaciones españolas de esta ave acuática "en acusado declive"

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

El seguimiento remoto ha marcado un antes y un después en el estudio de las aves. Saber dónde y cuándo se reproducen, alimentan y descansan, y qué itinerarios siguen en sus viajes migratorios, ya es posible gracias a dispositivos cada vez más ligeros y fiables. Tecnología al servicio de la ciencia que permite identificar para proteger las áreas más sensibles para especies en peligro. Es el caso de la pardela cenicienta, ave acuática cuyos desplazamientos en la costa española (atlántica y mediterránea) han sido analizados entre 2007 y 2015 por un equipo investigador liderado por SEO/BirdLife en el marco del programa Migra. El resultado es un estudio que desvela los movimientos de esta especie gracias al marcaje de 460 ejemplares en trece colonias de cría distribuidas en Baleares, Islas Columbretes (Castellón), Isla de las Palomas (Cartagena, en la Región de Murcia), Isla de Terreros (Almería, muy cerca de Águilas), Islas Chafarinas, Islas Atlánticas de Galicia y Canarias.

Este amplio seguimiento ha dado como fruto más de un millón de localizaciones, un esfuerzo que convierte este trabajo (presentado este miércoles en Barcelona) en "el más ambicioso hasta la fecha en abordar la ecología del movimiento de especies españolas mediante el uso de aparatos de seguimiento remoto de nueva generación", asegura SEO/BirdLife, que ha contado con la colaboración del Instituto de Investigación de la Biodiversidad-Universidad de Barcelona (IRBio) y el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA-CSIC-UIB).

Una gran viajera

Mapa de zonas de cría de la pardela balear.
Mapa de zonas de cría de la pardela balear. / SEO/BIRDLIFE

La pardela cenicienta ('Calonectris diomedea') es una de las aves marinas más representativas de nuestros mares y una viajera infatigable: durante el periodo reproductor, los adultos abordan desplazamientos de cientos de kilómetros en busca de alimento que pueden prolongarse durante veinte días. Las más audaces son las aves pertenecientes a las poblaciones de Canarias, que se alejan hasta mil kilómetros desde su colonia. En el caso del Mediterráneo, 'apenas' se aventuran más de 300 km.

Los viajes migratorios hasta sus cuarteles de invernada, de varios miles de kilómetros, son asombrosos porque pueden extenderse por el Atlántico al sur hasta alcanzar la confluencia con el océano Índico. El seguimiento con dispositivos GPS durante ocho años ha permitido elaborar un mapa de distribución muy exacto: "La población mediterránea utiliza cuatro áreas de invernada diferenciadas, que son la corriente de Canarias, las aguas de Angola y Namibia, las aguas del Atlántico central y el golfo de Guinea. En las colonias atlánticas, las cinco zonas de invernada son la corriente de Benguela, la corriente de Agujas, la corriente de Canarias, la corriente de Brasil y la zona central del Atlántico sur. La mayoría de las aves son fieles a su misma área de invernada a lo largo de los años", explica el profesor Jacob González-Solís (Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona e IRBio).

"Como otras aves marinas, su modo de vida las convierte en buenos indicadores de la salud de nuestros mares. Además, su carisma convierte a la pardela cenicienta en una excelente especie bandera", señala SEO/BirdLife sobre un pájaro que fue elegido Ave del Año en 2013 por su "acusado declive poblacional" y para llamar la atención sobre la necesidad de conservar los ecosistemas marinos.

Conocer para conservar

Los resultados de este trabajo revelan aspectos muy destacados sobre la biología de la pardela cenicienta en mar abierto a lo largo de su ciclo anual. "Además, identifican lugares de importancia remarcable, informan sobre las zonas de alimentación, e incluso apuntan de forma indirecta la distribución o abundancia de las especies de las que se alimentan, todos ellos aspectos fundamentales para poder mejorar su estado de conservación", remarca la ONG científica y conservacionista.

Muchos de estos aspectos permanecen aún inéditos y se presentan por primera vez en esta publicación, que recopila el trabajo de casi una década. Sin embargo, "son pocas por ahora las áreas propuestas específicamente para su conservación más allá del ámbito estatal, pese a la importancia de la dimensión internacional para esta especie. La protección de los espacios relevantes para la pardela cenicienta en aguas internacionales o de otros países requerirá de acuerdos multilaterales, proceso en el que ya ha empezado a trabajar BirdLife International, partiendo de la identificación y propuesta de Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA)", asegura José Manuel Arcos, responsable del Programa Marino de SEO/BirdLife.

Mapa de migraciones de la especie.
Mapa de migraciones de la especie. / SEO/BIRDLIFE

En el ámbito nacional, la información aportada respalda las zonas identificadas previamente en el inventario de IBA marinas, actualmente incorporadas a la Red Natura 2000 como Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

"Conocer la distribución de las pardelas cenicientas también permite identificar el solapamiento de éstas con amenazas derivadas de las actividades humanas, como la captura accidental en palangres y otras artes de pesca, lo que representa la principal amenaza para la especie en el Mediterráneo. Esta información facilitará el diseño de medidas de conservación adaptadas a cada región. Uno de los retos futuros radica, por tanto, en que los actores sociales y políticos implicados tengan la voluntad de incorporar de forma decidida y con eficacia tales medidas de conservación, así como herramientas de nueva generación a los programas de seguimiento y conservación de nuestras especies y ecosistemas", insiste José Manuel Arcos.

Monográfico sobre la parcela cenicienta en este enlace.

PD. El programa Migra, puesto en marcha en 2011 por SEO/BirdLife con la colaboración de la Fundación Iberdrola España, incorpora las últimas tecnologías en sistemas de geolocalización y seguimiento remoto para conocer con mayor detalle los movimientos de las aves dentro y fuera de España. Actualmente, el programa Migra cuenta con 783 aves marcadas de 32 especies distintas, de las que han proporcionado información de utilidad 447 aves de 31 especies. Este programa cuenta con más de 300 colaboradores y 50 entidades colaboradoras en España y en el extranjero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos