https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Un seguro de vida para el caballito

Alevín de caballito de mar en el Acuario de la UMU. La fotografía es de archivo./NACHO GARCÍA / AGM
Alevín de caballito de mar en el Acuario de la UMU. La fotografía es de archivo. / NACHO GARCÍA / AGM

Medio Ambiente pone en marcha el Banco de Especies Emblemáticas y de Singular Importancia del Mar Menor, un reservorio de fauna amenazada en colaboración con el Acuario de la Universidad de Murcia

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

No pinta bien para la fauna acuática en el Mar Menor, sobre todo para las especies singulares adaptadas a las especiales condiciones de la laguna salada. La principal de todas el caballito, cuyas poblaciones han caído en picado desde el episodio de eutrofización que degradó el humedal y provocó la pérdida de casi todas sus praderas marinas. Pese a las dificultades para realizar censos en las condiciones actuales, se calcula que no quedan más de 4.000 hipocampos, cuando hace seis años aún 'cabalgaban' unos 192.000 (datos de la Asociación Hippocampus). Evitar la pérdida de este patrimonio natural es el objetivo del Banco de Especies Emblemáticas que ha puesto en marcha la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente en colaboración con el Acuario de la Universidad de Murcia, y que se ha presentado esta misma mañana.

Saber más acerca de la biología de estas especies, disponer de datos actuales sobre su estado evolutivo y, llegado el caso, evitar su desaparición, son las metas de un proyecto que estará al cuidado de Emilio Cortés, director de las instalaciones de la UMU ubicadas en el Cuartel de Artillería de Murcia y con experiencia reconocida en la conservación de especies sensibles.

La creación de este reservorio se hará de forma progresiva, ha informado la Comunidad Autónoma, con una primera fase en la que se llevarán al Acuario de la UMU ejemplares de algunas de las especies más representativas del Mar Menor con la máxima calidad genética posible: dos tipos de peces como el caballito de mar ('Hippocampus guttulatus') y la aguja (con individuos de las tres familias de agujas presentes en la laguna: aguja de río, 'Syngnathus abaster'; aguja mula, 'Syngnathus thyple'; y aguja de mar, 'Syngnathus acus').

También, dos tipos de moluscos como la nacra ('Pinna nobilis'), en peligro crítico de extinción; y una especie de la familia de las almejas ('Pholas dactylus') también en peligro de extinción, con la característica singular de que es luminiscente y de la que solo se tiene constancia por la aparición de conchas de ejemplares muertos.

El primer desafío será conseguir que los ejemplares seleccionados de estas especies se adapten a los sistemas cerrados del Acuario de la UMU, que reproducirá en sus instalaciones las condiciones de salinidad, temperatura y corrientes del Mar Menor. Después se formará un grupo de reproductores para abastecer de crías las futuras ampliaciones del banco de especies.

«Una vez consolidadas estas poblaciones, se realizará un estudio genético que aporte datos e información sobre su estado actual, un área en la que ya trabaja el acuario universitario, y se analizará el comportamiento reproductor de estas especies. El objetivo final es desarrollar un protocolo de cría en cautividad que permita, en última instancia, poner en marcha proyectos de repoblación», explica el Gobierno regional.

«Consideramos que es imprescindible actuar de manera preventiva con iniciativas como esta, que nos va a permitir conocer con mayor profundidad todas las variables que afectan a estas especies y, de esta manera, anticiparnos y tomar aquellas decisiones que se consideren más adecuadas desde el punto de vista científico, para garantizar su supervivencia», ha señalado el consejero Javier Celdrán durante la visita al Acuario en compañía del rector de la Universidad de Murcia, José Luján.

«La repoblación artificial es la última opción, ya que lo ideal, como está sucediendo ahora, es que estas poblaciones se recuperen de manera natural. Sin embargo, nuestro objetivo es estar preparados ante posibles eventos puntualmente críticos con el medio natural», subrayó Celdrán.

El Acuario de la Universidad de Murcia trabaja desde hace veinte años en la cría en cautividad de diferentes especies de caballito. En este tiempo, y de manera pionera a nivel mundial, ha conseguido cerrar el ciclo biológico de diez de ellas, entre las que se encuentra el 'Hippocampus guttulatus', característico del Mar Menor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos