https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Paco Montoro: «Al quebrantahuesos le costará trabajo anidar en Murcia»

Paco Montoro sujeta al quebrantahuesos 'Cabús' durante una cura en el pico en el Centro de Cría de Cazorla. / p. m.
Paco Montoro sujeta al quebrantahuesos 'Cabús' durante una cura en el pico en el Centro de Cría de Cazorla. / p. m.

El naturalista granadino explica mañana las claves de la reintroducción de esta ave necrófaga en las sierras de Cazorla y Segura

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Con pasión, buen ojo y mucha paciencia, el veterinario y naturalista granadino Paco Montoro García está documentando el ilusionante regreso del quebrantahuesos a las sierras del Sureste de la península. Sus vídeos -disponibles en su canal de YouTube- son el mejor diario de la reintroducción de estas espectaculares necrófagas en las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén) y Castril (Granada), donde en 1996 se puso en marcha un plan de recuperación de la especie diez años después de haberse extinguido en esas montañas. «Podría estar un día entero hablando del quebrantahuesos», asegura a 'La Verdad' este divulgador ambiental de 54 años que ha colaborado en el proyecto impulsado por la Junta de Andalucía que gestiona la Fundación Gypaetus. Mañana ofrecerá en Murcia una conferencia (Centro de Estudios Murcia, 19.00 horas, entrada libre), ilustrada con imágenes inéditas, en la que compartirá sus conocimientos sobre una de las aves más singulares de los cielos españoles.

También sobrevuelan con frecuencia la Región de Murcia: los radiotransmisores que portan algunos ejemplares han delatado su presencia en el Noroeste, el Altiplano, Cieza y Sierra Espuña, donde en 2007 se localizó el nido que ocupó una pareja posiblemente a mediados del pasado siglo XX. Más de setenta años después y procedentes de Andalucía, donde ya hay unos cuarenta 'Gypaetus barbatus' en libertad, estos grandes buitres han iniciado el regreso a sus antiguos territorios murcianos, de momento en viajes exploratorios de ida y vuelta. Que se asienten de nuevo en la Comunidad Autónoma no será fácil, en opinión de Paco Montoro.

Tome nota

La conferencia
'El regreso del quebrantahuesos al Sureste peninsular', por Paco Montoro.
Dónde y cuándo
Mañana viernes a las 19.00 horas en el Centro de Estudios Murcia (Calle La Flota, 10. Murcia).
Entrada
Libre hasta completar el aforo (inscripciones en el 657 834 025, César Gómez).

«Si ocurre será a largo plazo; al quebrantahuesos le costará trabajo anidar de nuevo en Murcia porque los territorios ocupados por estas aves suelen ser colindantes, muy próximos entre sí, según lo que hemos observado tanto en Andalucía como en los Pirineos», advierte.

«La abundancia de árboles en Sierra Espuña no favorece» a esta gran carroñera

¿Pese a su presencia histórica en Sierra Espuña? «Es que la Sierra Espuña actual es muy diferente a la de antes de la reforestación; la abundancia de árboles no favorece al quebrantahuesos, que prefiere campear en zonas despejadas. Y eso pese a la disponibilidad de alimento que tiene allí por la presencia del arruí. Pero es una opinión personal, así que no es descartable en absoluto. Aunque la evidencia es que frecuenta más las montañas de Murcia colindantes con las sierras de Granada, Jaén y Albacete».

La amenaza del veneno

Eso sí, el futuro de esta joya de la naturaleza pasa por la desaparición de los venenos en el campo, la causa, junto con la caza, de su pasada extinción en el sur de España. En pleno siglo XXI ya han muerto varios ejemplares reintroducidos en Andalucía, tras ingerir cebos envenenados o por disparos: «Aún hay indeseables capaces de matar un animal así», se lamenta. Y explica por qué un solo quebrantahuesos envenenado o acribillado puede ser fatal para la conservación de la especie: «Son poco abundantes por varios motivos: la escasez de comida y la peculiaridad de su alimentación [come huesos que, cuando son demasiado grandes, deja caer desde el aire para que se rompan en trozos más pequeños]; su madurez sexual tardía, a los 6 o 7 años; y su alto índice de fracaso reproductivo. Por eso la muerte de unos pocos individuos puede hacer que se desplome una población», alerta este experto, que acumula -¡con placer!- miles de horas filmando el día a día de los escasos partehuesos.