https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Misión cumplida en Cabo Cope

Las cuatro nadadoras, este sábado, en la playa del Sombrerico (Águilas) después de más de nueve horas de travesía en el mar./Jaime Insa / AGM
Las cuatro nadadoras, este sábado, en la playa del Sombrerico (Águilas) después de más de nueve horas de travesía en el mar. / Jaime Insa / AGM

Brazadas de Vida une Mazarrón y Águilas en una travesía a nado con un mensaje medioambiental

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZMurcia

Nueve horas y diez minutos. Ese es el tiempo que emplearon este sábado en nadar entre Puerto de Mazarrón y la playa del Sombrerico de Águilas, en el Parque Regional de Cabo Cope-Calnegre, las cuatro deportistas del Club Master Madrid que la pasada primavera aceptaron el reto de la asociación Ambiente Europeo para llamar la atención sobre las basuras marinas y la contaminación de los océanos. Misión cumplida en la segunda travesía exitosa de su proyecto Brazadas de Vida, que iniciaron en el verano de 2017 nadando entre Ibiza y Formentera en favor de Proactiva Open Arms.

«Ha sido largo y ha habido momentos duros, pero sabíamos que podíamos conseguirlo», declaró ayer a 'La Verdad' recién salida del agua Celia Pascual, una de las 'econadadoras', sorprendentemente relajada después de solo unos minutos de descanso pese al tremendo esfuerzo realizado, equivalente en esfuerzo físico y gasto energético a correr durante cien kilómetros. «Estamos muy contentas de haber escogido esta zona para nadar», añadió, «nos hemos sentido muy arropadas y nos identificamos con esta reivindicación medioambiental».

Y todo por amor al arte y una buena causa: Celia Pascual, Marina Martínez, Sara Ramalho y Nuria Consuegra, de entre 32 y 38 años, son deportistas aficionadas que arañan horas a su tiempo libre para entrenar. Sus profesiones, que las mantienen atadas a oficinas con interminables horarios de despacho y reuniones, no les facilitan precisamente mantenerse en forma.

Las nadadoras iniciaron la travesía a las 7.37 en la playa de la Reya con las primeras luces del día. Desechados los trajes de neopreno por la elevada temperatura del agua -por encima de 25ºC-, utilizaron bañadores de competición fabricados con material reciclado. Durante las primeras horas avanzaron a buen ritmo, incluso por encima del horario previsto gracias a unas condiciones meteorológicas excelentes, hasta que el viento cambió al doblar Puntas de Calnegre (Lorca) y las corrientes en contra las frenaron.

Medusas imprevistas

Avitualladas desde un barco de apoyo y escoltadas por un dispositivo de Cruz Roja de Mazarrón y Águilas, Servicio de Emergencias de Lorca y Protección Civil, arribaron a las 16.47 a la playa del Sombrerico esquivando unas medusas con las que no se contaba para darles la bienvenida.

Porque la espera de las deportistas fue lo más parecido a una fiesta: amigos y familiares las aguardaban protegidos del sol bajo varias carpas, instaladas por el Club de Natación de Águilas, y decenas de personas participaron en las actividades preparadas para amenizar la jornada: limpieza de la playa -casi setenta kilos de residuos recogidos-, relajación en el agua e iniciación al buceo para niños, entre otras.

«Es el momento de la gente, no podemos esperar a que las cosas cambien solo desde arriba», explicaba satisfecho Daniel Rolleri, director de Ambiente Europeo y vicepresidente de la Asociación Española de Basuras Marinas, que considera muy importante la implicación de la sociedad, de forma voluntaria, en la conservación de la naturaleza: «La gente no se imagina lo sucia que puede estar una playa hasta que participa en una limpieza y ve toda la basura que se saca».

«Vivimos un momento muy interesante a nivel global y estas acciones son muy necesarias, ya lo hemos visto por el efecto Greta Thunberg», continúa. «Los jóvenes se enganchan porque por una parte está el evento real y por otra el mediático, que se puede seguir desde cualquier parte a través de las redes sociales».

Es importante el apoyo de líderes de opinión y artistas populares como Rozalén -que promocionó el reto con un vídeo y este sábado por la noche ofrecerá un concierto en el auditorio de Águilas renunciando a su caché-, pero la sociedad también conecta cada vez más con estos héroes cotidianos, opina Rolleri: «Estas nadadoras se están convirtiendo en modelos a seguir. Ayer [por el viernes] las reconocieron con admiración en Mazarrón mientras hacían la compra en el supermercado y las animaron. Y eso es buenísimo».