https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Un Mediterráneo más limpio en 2020

Un cachalote muestra su cola al sumergirse en aguas de Mazarrón. /GUILLERMO CARRIÓN / AGM
Un cachalote muestra su cola al sumergirse en aguas de Mazarrón. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM

La Estrategia Marina Levantino-Balear aprobada por el Ministerio plantea el reto de frenar la contaminación y las basuras marinas y luchar contra las especies exóticas

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Cabo de Palos delimita una frontera invisible en el Mediterráneo español: las aguas situadas al sur del faro que destella desde 1862 en el litoral de Cartagena, conocidas como Mar de Alborán, son más frías y ricas en nutrientes, por la influencia del Atlántico, que en el área biogeográfica de Levante-Cataluña, al norte de La Manga. Esta es solo una de las numerosas sorpresas que esconden los fondos marinos de la Región de Murcia, aún no bien estudiados científicamente pese a la intensa actividad humana en estas costas desde hace miles de años. Lo advierte el Ministerio para la Transición Ecológica, que acaba de aprobar las Estrategias Marinas, un ambicioso programa de conservación que se revisará cada seis años y que plantea un reto casi inmediato: garantizar un buen estado ambiental de estos ecosistemas antes de 2020.

Estas herramientas de planificación ambiental obligarán a coordinar todas las políticas sectoriales y actuaciones, de todas las administraciones, que incidan en el medio marino -pesca y transporte comercial, navegación de recreo, urbanización de la costa...-. La meta principal es la conservación del mar, tanto el espacio como las especies: recuperando hábitats degradados, previniendo y reduciendo vertidos y contaminación, conservando su fauna amenazada y luchando contra especies invasoras y basuras marinas.

La contaminación por plomo, medida con mejillones, es alta entre Cartagena y Portmán

El Consejo de Ministros dio el visto bueno la semana pasada a cinco Estrategias Marinas, una por cada demarcación: Noratlántica, Sudatlántica, Estrecho y Alborán, Canaria y Levantino-Balear. Esta última, que incluye a la Región de Murcia, abarca 2.400 kilómetros de costa -incluido el perímetro de las islas Baleares- entre el Cabo de Creus (Gerona) y el Cabo de Gata (Almería). Un litoral condicionado por la presencia de grandes ciudades y también de importantes puertos comerciales y pesqueros: Barcelona, Tarragona, Castellón, Sagunto, Valencia, Denia, Alicante, Cartagena, Ibiza, Palma, Mahón...

El IEO prepara las medidas

Preservar los recursos naturales de la gran masa de agua que se extiende de Cataluña a Andalucía y garantizar un Mediterráneo más limpio obligará a poner en marcha medidas de conservación. El Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha recibido el encargo del Ministerio de elaborar este 'manual de instrucciones' del mar, y también del seguimiento de los espacios marinos protegidos de competencia estatal, con una dotación económica de 25,4 millones de euros distribuidos en el periodo de cuatro años 2018-2021.

Cabo de Palos es una frontera invisible: divide dos masas de agua con características distintas

Investigadores del Centro Oceanográfico de Murcia -como Juan Manuel Ruiz, Víctor León y Julio Mas- han participado en la elaboración de los estudios en los que se basan las Estrategias Marinas, que en la costa de la Región giran principalmente en torno a estos parámetros:

Contaminación Metales pesados, la 'herencia' de la minería

Los vertidos industriales son la causa de la presencia de metales pesados en el entorno de las grandes ciudades y áreas de desarrollo económico. En el tramo litoral entre Portmán y Cartagena se han detectado altos niveles de plomo y cadmio, una clara 'herencia' de la actividad minera y también procedente del polo químico del Valle de Escombreras. Estas mismas sustancias, y también mercurio, se han encontrado igualmente entre Cabo Tiñoso y Cabo de Palos. Para las mediciones, el IEO utilizó como 'testigos' mejillones y salmonetes. Los pesticidas abundan en la desembocadura del Segura, y el Mar Menor es quizá el mejor ejemplo de degradación de un espacio natural por contaminación continuada, por varios factores: presión urbanística, residuos mineros, vertidos urbanos, salmueras y efluentes agrícolas y mal manejo del territorio. Se incidirá en reducir el volumen de vertidos directos e indirectos sin tratamiento adecuado -industriales y agrícolas, aguas residuales, descargas desde ríos y escorrentías- y se mejorará la eficiencia de estaciones de depuración y redes de alcantarillado para minimizar el aporte de contaminantes y nutrientes al medio marino.

Basuras marinas Saber de dónde vienen los residuos y cómo se dispersan

Más que en recoger la basura marina, los esfuerzos se centrarán en conocer sus características y procedencia y cómo se dispersa. Porque lo más efectivo es actuar en origen para mitigar la llegada a la costa de unos residuos que no solo ensucian y empobrecen el medio marino, sino que resultan fatales para animales como tortugas y cetáceos. Un estudio reciente de la Universidad de Deusto situó en la Marina de Cope el tramo de costa española más contaminado por basuras marinas, en su mayor parte plásticos procedentes de los cultivos situados en el parque regional.

Biodiversidad Cetáceos, tiburones, pardelas y tortugas

Bucear es descubrir un mundo nuevo, fascinante y oculto. Es algo que repiten con asombro quienes se sumergen por primera vez. Los navegantes también saben de la riqueza de las costas de la Región en especies como cetáceos –siete con presencia frecuente, y hasta 19 de forma ocasional–, aves –algunas amenazadas, como la pardela y la gaviota de Audouin–, tiburones y rayas. También tortugas marinas, de las especies boba –la más frecuente, que además comienza a anidar en los arenales mediterráneos–, laúd y verde. Unos animales especialmente perjudicados por la actividad humana, y no solo por la ingesta de bolsas de plástico, que confunden con medusas: se calcula que unas 30.000 se enganchan cada año en anzuelos de pesca en aguas españolas. En cuanto a los cetáceos, los estudios científicos revelan que las tres especies de delfín presentes en el litoral murciano –común, mular y listado– son genéticamente diferentes a las del Atlántico y Mar de Alborán.

Especies invasoras Por qué será imposible erradicar el cangrejo azul

Se estima que el 4% de las formas de vida marina en el Mediterráneo son especies invasoras: algas, moluscos, peces... Consecuencia directa, sobre todo, del proceso de 'tropicalización' iniciado con la apertura del Canal de Suez. Desde su inauguración, en 1869, es continua la entrada de invertebrados procedentes del Mar Rojo. La Estrategia Marina es tan realista como pesimista con respecto a las exóticas. Es imposible erradicarlas y muy difícil –y caro– hacerles frente para procurar la integridad de la biodiversidad autóctona. Así que todos los esfuerzos deben centrarse en frenar su progresión, sin descartar esfuerzos de eliminación en zonas concretas por motivos urgentes –sanitarios, económicos, por amenaza grave a especies locales...–. Asumida la invasión, que al menos sea lo más lenta y menos dañina posible. Así que el enorme cangrezo azul, que ya se vende en las pescaderías de la Región, ha llegado al Mar Menor para quedarse.

Más protección Completar la Red Natura y crear nuevas reservas

Casi el 13% de la superficie marina española ya está protegida, superando el objetivo internacional de alcanzar al menos el 10% en 2020. Pero el objetivo es seguir protegiendo áreas sensibles completando la Red Natura 2000 con la designación de IBA (Important Birds Areas) y nuevas Zonas de Especial Protección para Aves, Lugares de Importancia Comunitaria y reservas marinas.

 

Fotos

Vídeos