https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Medio Ambiente rechaza el proyecto de filtro verde del Mar Menor

Tramo final de la rambla del Albujón, cerca del emplazamiento elegido para el filtro verde. /ANTONIO GIL / AGM
Tramo final de la rambla del Albujón, cerca del emplazamiento elegido para el filtro verde. / ANTONIO GIL / AGM

Considera en una primera evaluación que la infraestructura tendría «efectos significativos» en la laguna y sugiere cambios en la ubicación

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Nuevo retraso en la instalación del filtro verde junto al Mar Menor, una de las grandes apuestas de la Comunidad Autónoma, hace algo más de tres años, para frenar la contaminación de la laguna. El proyecto de esta infraestructura -un humedal construido de forma artificial para que la vegetación absorba los nutrientes de los caudales de la rambla del Albujón, que se captarían en su tramo bajo- no ha superado la evaluación de impacto simplificada a la que ha sido sometido por el Servicio de Inspección y Control Ambiental, de la entonces Dirección General de Medio Ambiente y Mar Menor, porque «podría tener efectos significativos» sobre el espacio protegido y su flora y fauna.

En una resolución firmada el mes pasado y que fue publicada el viernes en el Boletín Oficial de la Región, Medio Ambiente determina que el proyecto debe someterse ahora a una evaluación de impacto ambiental ordinaria, lo que supone redactarlo de nuevo subsanando las deficiencias detectadas, además de un nuevo periodo de exposición pública. Este contratiempo significa alargar los plazos, como mínimo entre seis meses y un año, para que sea una realidad una depuradora natural que ha ido menguando con el tiempo: planificada en un primer momento sobre cuarenta hectáreas, después se redujo a dieciocho y finalmente se ha proyectado sobre solo 9,23, junto a la desembocadura de la rambla del Albujón.

Riesgo de inundaciones

La alternativa que se propone como más adecuada estaría ubicada en el término municipal de Cartagena, entre Los Alcázares y la Marina del Carmolí, aunque ni esta ni las otras tres planteadas convencen a la Consejería. Por varios motivos, el principal de ellos el aumento del riesgo de inundaciones en el entorno del filtro verde, especialmente en la urbanización Bahía Bella, por lo que se sugiere «un estudio hidráulico de detalle». También se cuestiona su cercanía y afección a una zona costera que cuenta con hasta ocho figuras legales de protección.

La resolución destaca que la desembocadura de la rambla del Albujón y toda la Marina del Carmolí están clasificadas como Área Crítica para el fartet, un pez de pequeño tamaño en peligro de extinción. Igualmente, se advierte sobre posibles efectos negativos en un hábitat de importancia comunitaria -estepas salinas- y en general sobre la nidificación de aves acuáticas.

Las aves también preocupan al Ministerio de Defensa, pero en otro sentido: los militares reclaman un estudio sobre su posible proliferación, atraídas por el nuevo humedal, y cómo podrían influir en la seguridad de las operaciones de la base aérea de San Javier.

También genera dudas el tipo de planta propuesta para que actúe como filtro natural de los nitratos: el carrizal. Los técnicos del Servicio de Inspección y Control Ambiental temen que esta especie se extienda desde el filtro verde a humedales colindantes, donde su erradicación sería «casi imposible». También preocupa cómo gestionar los residuos vegetales que generarían las podas periódicas y un posible «intercambio de contaminantes» durante el proceso de desnitrificación.

«Sinergias» con el plan de 'vertido cero'

La que iba a ser una de las principales soluciones para evitar la llegada de aguas cargadas de nitratos al Mar Menor, procedentes del riego de cultivos intensivos, se percibe ahora con incertidumbre. En principio, por las exigencias que plantea la evaluación ambiental simplificada, que echa en falta un estudio de las «sinergias» con el estudio de 'vertido cero' del Ministerio, cuyos resultados avanzó la semana pasada 'La Verdad'. «Las determinaciones y acciones que marque el proyecto para el 'vertido cero' tendrán importantes consecuencias directas en el del filtro verde», se advierte. También se reclama una valoración de los flujos que penetran en el Mar Menor de forma subterránea desde el acuífero Cuaternario.

Llama la atención el hecho de que en la tramitación no se hayan pronunciado, pese a haber sido requeridos, varios órganos de la administración ambiental, como los servicios de Biodiversidad y Espacios Protegidos y la Subdirección General de Política Forestal. Aunque 'heredado' de la Dirección General de Agua, el promotor del proyecto del filtro verde es la Dirección General del Mar Menor.