https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Llenan de pintadas las Cuevas de Zaén

Una de las pintadas en las Cuevas de Zaén. / j. p. c.
Una de las pintadas en las Cuevas de Zaén. / j. p. c.

El Ayuntamiento de Moratalla espera instrucciones de la Consejería de Cultura para limpiar la pintura en el Lugar de Interés Geológico

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Desde las Cuevas de Zaén se domina una de las panorámicas más hermosas de la Región de Murcia: a los pies de este calar al norte de Moratalla, cerca del límite con Castilla-La Mancha, se extiende el Campo de San Juan, un paisaje que emociona especialmente en otoño, cuando los chopos tiemblan de rojo antes de entregar sus hojas al invierno. Hace un mes, un desaprensivo -o una desaprensiva, solos o en compañía de otros- dio la espalda a esta maravilla para estampar tres pintadas que suponen una nueva 'profanación' de este entorno protegido como Lugar de Interés Geológico (LIG).

Las otras dos pintadas aparecidas en la cueva. / j. p. c.

«Por una eternidad junto a ti», «Por un futuro junto a ti» y «Sandra y Pencho» son los mensajes escritos con pintura negra en el interior y el exterior de unas cavidades que se formaron hace once millones de años en lo que se conoce como Estrecho Norbético, la primitiva conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo. En este entorno afloran vestigios geológicos del Mioceno medio en forma de depósitos marinos, restos de deltas y playas que también se aprecian en los cercanos Puntal de Cárdenas -en realidad el testigo de un cañón submarino-, Cuevas de Bajil, Falla de la Hoya del Gato y Turbiditas y Diaclasas de la Risca.

No es la primera vez

Aún no se sabe si fue Sandra o Pencho, o un tercero en nombre de los enamorados, quien decidió garabatear sobre esta lección de historia natural en vivo. El Ayuntamiento de Moratalla busca a los autores de la gamberrada, aunque su principal preocupación es limpiar las pintadas, explica a 'La Verdad' Jesús Amo, alcalde del municipio: «Ya han estado valorando la situación un técnico municipal y otro de la Consejería de Cultura. Y ahora estamos a la espera de que desde el Servicio de Patrimonio nos den instrucciones para retirar la pintura, que solo se puede hacer con agua a presión», señala el regidor moratallero. Las Cuevas de Zaén están situadas en una propiedad privada que pertenece a una conocida familia asentada en Caravaca de la Cruz y Moratalla.

No es la primera vez que este frontón calizo, visible desde todo el Campo de San Juan, sufre un atentado parecido: hace tres años ya aparecieron otras pintadas, en aquella ocasión de llamativo color rojo. Una situación que revela un problema importante: cómo conservar el patrimonio natural y cultural en lugares remotos, donde la vigilancia y las medidas de protección siempre serán insuficientes frente a la acción de los indeseables.