https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Los 53 humedales de la Región entran por fin en el inventario del Ministerio

Panorámica del tramo del río Segura que baña los Arrozales de Calasparra, uno de los 53 humedales murcianos. / guillermo carrión / agm
Panorámica del tramo del río Segura que baña los Arrozales de Calasparra, uno de los 53 humedales murcianos. / guillermo carrión / agm

Un decreto de 2004 obliga a elaborar un registro de las zonas húmedas para conocer su estado de conservación

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Desde el Mar Menor y las Salinas de San Pedro del Pinatar al modesto Charco del Zorro de Jumilla. Grandes y pequeños, en la costa o rodeados de montañas, ya sean espacios protegidos o rincones apenas conocidos, todos los humedales tienen la máxima prioridad de conservación y el Ministerio de Medio Ambiente estableció la necesidad de hacer un inventario nacional de estos ecosistemas -los más amenazados del planeta- para conocer su estado, evaluar sus amenazas y hacerles un seguimiento. Quince años después de que se publicara el decreto que desarrolla esta obligación, la Región de Murcia ha enviado al Gobierno el listado de sus 53 humedales, una relación que ha publicado esta semana el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El inventario regional culmina un importante trabajo técnico de la Comunidad Autónoma iniciado hace décadas bajo la coordinación de Ramón Ballester. Entre los enclaves reseñados por los técnicos de la Dirección General de Medio Natural -ver ficha- hay importantes espacios protegidos pero también otros que, sin estar amparados por normativas de conservación específicas, tienen una gran importancia ambiental dentro de sus ámbitos geográficos. Se incluyen todos los saladares y salinas relevantes, tanto de costa como del interior, así como los embalses relevantes para la flora y fauna, especialmente las aves. Y también las 'joyas de la corona' fluviales, como el río Chícamo, Cañaverosa, el Cañón de Almadenes y los Arrozales de Calasparra y Salmerón.

La inclusión de estos lugares en el Inventario Nacional de Zonas Húmedas no implica un régimen jurídico de protección específico, pero sí se obliga a su mantenimiento y, al menos sobre el papel, se les blinda ante proyectos urbanísticos, roturaciones u otras actuaciones que amenacen su conservación. No solo porque ya constan oficialmente todos sus datos -localización geográfica, extensión, valores naturales, estado de conservación-, sino porque el código de cada uno de estos humedales se incluye a partir de ahora en el Registro de la Propiedad para que se tengan en cuenta ante cualquier actividad que se quiera realizar en esas parcelas.

Uno a uno

Mar Menor y La Manga
Mar Menor; Encañizadas; Playa de la Hita y Saladares del Aeropuerto; Desembocadura Rambla de la Carrasquilla; Playa de Las Amoladeras; Punta del Pudrimel.
Salinas
San Pedro; Marina del Carmolí; Marchamalo; Rasall; Salinas y Rambla de Molina; La Ramona; Principal; La Rosa.
Saladares
Los Urrutias; Lo Poyo; Punta de Las Lomas; Saladares del Guadalentín (margen derecha); Saladares del Guadalentín (margen izquierda); Marina de Cope; Playa del Sombrerico; Cañada Brusca; Matalentisco; Altobordo; Boquera de Tabala.
Lagunas
Lagunas y Rambla de las Moreras; Campotéjar y Rambla del Salar Gordo; Lagunas de las Salinas; Cabezo Beaza; Los Alcázares; El Algar.
Embalses
Cárcabo; Quípar; Argos; Moratalla; La Risca; Moro; Puentes; Valdeinfierno; La Cierva; Azud de Ojós; Depósito Regulador del Mayés; Pliego; Judío; Algeciras; Los Rodeos.
Otros
Humedal de Ajauque y Rambla Salada; La Alcanara; Cañón de Almadenes; Cañaverosa; Arrozales de Calasparra y Salmerón; Río Chícamo; Charco del Zorro.

La presencia de estos enclaves fundamentales para la supervivencia de aves acuáticas, peces y anfibios también será determinante a la hora de elaborar posibles Declaraciones de Impacto Ambiental.

Pese a la tardanza en la publicación del listado regional -y aun cuando ya existía documentación científica desde 1989-, Murcia es una de las primeras comunidades en sumarse al inventario nacional, concretamente la octava, después de Andalucía, La Rioja, Madrid, Comunidad Valenciana, País Vasco, Principado de Asturias y Castilla-La Mancha. Entre todas suman 734 humedales, aunque la cifra total en España supera los 1.400.

La publicación en el BOE no implica un régimen jurídico de protección, pero obliga a su mantenimiento

El Ministerio para la Transición Ecológica lamenta la escasa colaboración de las comunidades autónomas a la hora de completar esta herramienta legal de conservación, según se recoge en su reciente Informe sobre el Estado del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad en España.

Y eso que los humedales son espacios importantes no solo para la protección de la fauna, sino también para aliviar los efectos del cambio climático: protegiendo la costa de la erosión y las inundaciones, aliviando las sequías y absorbiendo CO2.