https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Greenpeace sitúa La Cola en su 'ranking' de playas españolas amenazadas por el ladrillo

Playa de La Cola, junto a Calabardina, donde se prevé la construcción de 2.313 viviendas. / david giner
Playa de La Cola, junto a Calabardina, donde se prevé la construcción de 2.313 viviendas. / david giner

La organización ecologista alerta en su informe 'A toda costa 2019' sobre los proyectos urbanísticos previstos en espacios no protegidos del litoral

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

No falla: al flujo de la mejoría económica le sigue el reflujo de la construcción en el litoral, la zona más cotizada para levantar y vender apartamentos. El informe 'A toda costa' de Greenpeace, que alerta cada verano sobre el avance del ladrillo cerca del mar, recoge en su edición de este año las diez playas españolas más amenazadas por proyectos urbanísticos. Una de ellas es la cala aguileña de La Cola, junto a Calabardina y al abrigo de Cabo Cope, donde está previsto que se edifiquen 2.313 viviendas si prospera el proyecto de la empresa TM Grupo Inmobiliario, que ya ha desarrollado el complejo Mar de Pulpí en la vecina localidad almeriense de Terreros.

Greenpeace sitúa La Cola en el 'ranking' de las playas que pueden perder sus valores naturales si se aprueban los desarrollos urbanísticos planeados en su entorno, junto a otras de Barcelona, Baleares, Cádiz, Fuerteventura, Santander o la cercana Cala Mosca, en Orihuela. La urbanización del frente costero de La Cola está prevista desde el año 2007, aunque se ha reactivado este año con la presentación en público de un plan de construcción a diez años, con una inversión de 307 millones de euros y la creación de más de 5.000 puestos de trabajo, según los promotores, que se comprometen a crear grandes zonas verdes y equipamientos públicos y de uso turístico.

Ecologistas en Acción ya ha anunciado que presentará un recurso en los tribunales contra este plan parcial por entender que carece de evaluación ambiental y por estar previsto en terrenos que cuentan con varios hábitats de interés comunitario por la presencia de flora y fauna protegida, como cambrón y tortuga mora, además de su cercanía con el Parque Regional de Cabo Cope-Calnegre y la Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) Almenara-Moreras-Cabo Cope.

Precisamente, Greenpeace advierte sobre el exceso de construcciones en tramos de costa que no cuentan con figuras específicas de protección. En el caso de Murcia, la quinta comunidad más urbanizada de todo el litoral español con el 12,6% ocupado según la ONG ecologista, un 14,6% de sus hábitats costeros naturales están «amenazados».

Recreación virtual del proyecto urbanístico frente a la playa de La Cola.
Recreación virtual del proyecto urbanístico frente a la playa de La Cola. / TMGI

La Región cuenta con 15.700 hectáreas de enclaves naturales no protegidos en el litoral, el 81% de ellos catalogados como hábitats de interés comunitario y el 44,2% como prioritarios. «Es necesario que estos ecosistemas sean reconocidos y protegidos antes de que puedan sufrir impactos graves», señala Paloma Nuche, responsable de la campaña de Costas de Greenpeace.

El informe 'A toda costa 2019' recuerda otros proyectos urbanísticos que amenazan espacios naturales de la Región, como Princesa de Atamaría (en Cartagena, junto a Calblanque) y Novo Carthago (también en Cartagena, 6.000 viviendas y un campo de golf a orillas del Mar Menor).

LAS DIEZ PRINCIPALES

La Cola
Águilas.
Platja de Gaspar
Barcelona.
El Palmar-Castilnovo
Cádiz.
Cala Mosca
Orihuela.
Margalida-Son Real
Mallorca.
Matas Blancas
Fuerteventura.
Limens
Pontevedra.
Tranqueru
Gijón.
Rosamunda
Santander.
Azkorri
Getxo (Vizcaya).