https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

La Fiscalía investiga la transformación de 2.000 hectáreas a regadío en el Noroeste

Plantación de lechugas en la finca Campillo de Abajo. / areca
Plantación de lechugas en la finca Campillo de Abajo. / areca

Los agricultores tradicionales denuncian a la CHS y a las empresas que supuestamente han esquilmado los acuíferos hasta reducir en un 60% el caudal de las fuentes

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

El Noroeste de la Región lleva varias décadas sufriendo cambios que, además de afectar al paisaje, podrían estar agotando uno de sus mayores tesoros: las reservas subterráneas de agua. La transformación de grandes fincas de secano en cultivos de regadío por empresas hortofrutícolas alcanzaría ya a más de 2.000 hectáreas en Caravaca de la Cruz y Moratalla, según la Agrupación de Comunidades de Regantes de Caravaca (Areca), que ha denunciado en la Fiscalía lo que consideran unos cambios ilegales en el uso del suelo y un abuso de los recursos hídricos que comprometen los recursos naturales de la comarca.

Areca apunta como autores de una posible «infracción penal» a los responsables de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), altos cargos de «otras administraciones que puedan tener competencia en los hechos denunciados» y los empresarios del «agronegocio» que «han cometido los abusos» o han sido «beneficiarios».

Los agricultores tradicionales, que agrupan a diez comunidades de regantes y heredamientos, llaman la atención sobre roturaciones de terrenos con «impunidad», extracciones de agua «sin control» y cambios de secano a regadío en Moratalla (El Chopillo) y en Caravaca de la Cruz, especialmente en la zona de Archivel -Roblecillo, Gorrafina, Oicas de Abajo, Oicas de Arriba-, Cañada de Derramadores, Caneja y Cañada de Tarragoya.

Donde antes se plantaban cereales y otros cultivos asociados a uno de los entornos rurales mejor conservados de la Región, ahora proliferan las explotaciones de lechugas, brócolis y uva de mesa. En algunos casos, en el límite del monte, como los parrales bajo cubierta de las Oicas de Arriba, en la falda de la Sierra del Gavilán y junto al curso del río Argos.

La extracción de caudales para regar estas nuevas zonas de cultivos intensivos de la Región habría provocado una reducción del 60% del caudal de fuentes y manantiales. Areca aporta a la Fiscalía un estudio de la propia CHS del año 2015 en el que se refleja la crisis de nacimientos de agua como Mayrena (-77%), Singla (-77%), Guarinos (-75%), Navares (-60%), Ojos de Archivel (-53%), Las Tosquillas (-46%) y Las Fuentes del Marqués (-40%). Para Areca, este «grave problema» afecta a la conservación del «patrimonio natural y cultural del Noroeste».

Fuentes del Ministerio Fiscal confirman a 'La Verdad' que ha abierto diligencias por posible delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, aunque pedirá más concreción a los denunciantes, que se remontan a principios de los años noventa del siglo pasado. La Fiscalía tratará de acotar los posibles hechos delictivos en torno a dos supuestos: la roturación de terrenos forestales para ponerlos en cultivo y la extracción de volúmenes de agua superiores a los autorizados por la CHS.

 

Fotos

Vídeos