https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Comienza la cuenta atrás en el Mar Menor

Gotero instalado en una finca del entorno del Mar Menor para regar un seto recién plantado./A. Gil / AGM
Gotero instalado en una finca del entorno del Mar Menor para regar un seto recién plantado. / A. Gil / AGM

La ley de medidas urgentes entra hoy en vigor con el objetivo de frenar la contaminación agrícola y blindar la laguna en tres años

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Hoy es el día: la ley de medidas urgentes del Mar Menor entra en vigor después de que el Boletín Oficial de la Región publicara ayer una normativa que la oposición (PSOE, Ciudadanos y Podemos) ha impuesto al Gobierno regional del Partido Popular. Se acabó el tiempo de las dudas y los reproches, que elevaron la tensión durante la tramitación de unas enmiendas que endurecieron el decreto inicial del propio Ejecutivo autónomo, y llega el momento de la verdad: cuando hay que poner en marcha una serie de cambios, algunos de ellos drásticos, para evitar que la contaminación agrícola continúe degradando la laguna. También vigilar que se cumpla el texto legal y aplicar, si procede, un régimen de sanciones que llega hasta los 100.000 euros en los casos más graves. Todo un reto político y social que necesitará de la convicción de los propios agricultores.

Si hubiera que resumir en una frase el texto legal, quizá la encontraríamos en el artículo 16: «Se prohíben con carácter general los vertidos desde tierra al Mar Menor de cualquier tipo o naturaleza». Alrededor de este mandato gira una normativa de 26 artículos repartidos en cinco capítulos, más diez disposiciones: cinco adicionales, una transitoria, otra derogatoria y tres finales.

Parcelas que depuran

El objetivo es «ordenar» y procurar la «sostenibilidad de las actividades agrarias, garantizar su aplicación en el entorno del Mar Menor y proteger sus recursos naturales». ¿Cómo se va a conseguir la cuadratura de este círculo? Una de las principales soluciones es frenar en origen la contaminación por nitratos para que no llegue al humedal. Es decir, dentro de cada parcela, que deberá dedicar el 5% de su superficie a sistemas de retención de nutrientes.

De manera que el acostumbrado paisaje agrícola del entorno del Mar Menor, una planicie solo interrumpida por caminos de servicio y sin apenas separación física entre cultivos, se verá transformado mediante la instalación de filtros verdes, charcas y humedales, la plantación de setos de vegetación autóctona en los linderos y la recuperación y revegetación de vías pecuarias, cauces naturales y artificiales, y la naturalización de infraestructuras hidráulicas como taludes de embalses y tuberías de conducción. Un conjunto de actuaciones que costarán unos 500 millones de euros al sector agrícola y la pérdida de 6.000 hectáreas en producción, según los cálculos de Proexport.

El cronómetro se ha puesto en marcha: los cultivos existentes en la zona de protección del dominio público marítimo terrestre tienen seis meses de vida. En la zona de máxima protección -la ribera del Mar Menor-, las barreras vegetales y demás sistemas de retención tienen que estar terminados en un año, plazo que se eleva a dos y tres años para las parcelas situadas en las zonas dos -área regable oriental del Trasvase Tajo-Segura- y tres -el resto de la cuenca vertiente, más alejada de la laguna-, respectivamente. En todas las zonas será obligatorio ajustarse a las curvas de nivel y suprimir el laboreo a favor de pendiente en un año.

Ley de medidas urgentes en este enlace.

Retirada de lodos con 'araña finlandesa'

Mañana comienza la extracción de lodos en Los Alcázares, Los Urrutias, Los Nietos y Villananitos para recuperar estas zonas y eliminar los sedimentos y fangos que quedaron depositados con motivo de las lluvias torrenciales de diciembre de 2016 y enero de 2017, informan fuentes del Gobierno regional. Esta actuación, que cuenta con la supervisión del Comité de Asesoramiento Científico del Mar Menor, se desarrollará con un sistema de succión denominado 'araña finlandesa' que permite extraer solo el material sobrante sin dañar el fondo marino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos