https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Un chinche con DNI murciano

Un ejemplar de 'Dicyphus argensis Sanchez Cassis'. / J.A. Sánchez
Un ejemplar de 'Dicyphus argensis Sanchez Cassis'. / J.A. Sánchez

Un científico del Imida descubre una nueva especie de insecto en el Noroeste que puede ser útil para el control de plagas en cultivos

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Adiós a una vida discreta dejando pasar los días despreocupadamente sobre la hoja de una planta silvestre. Una especie de insecto hasta ahora desconocida ha sido descubierta recientemente en la comarca del Noroeste, en el valle del río Argos, por el ojo experto del científico Juan Antonio Sánchez, responsable del equipo de Control Biológico y Servicios Ecosistémicos del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida). Se trata de un mírido -lo que se conoce familiarmente como un chinche- que ha recibido el nombre de 'Dicyphus argensis Sanchez Cassis': 'Dicyphus' por pertenecer a la familia de los míridos; 'argensis' por ser originario del río Argos; 'Sanchez' -aquí sin tilde- por el autor del hallazgo; y 'Cassis' por el profesor Gerassimos Cassis, de la Universidad de New South Wales (Australia), que ha colaborado en la descripción del bicho.

La revista 'Zoological Journal of the Linnean Society' publicó en octubre el descubrimiento de este insecto, prácticamente indistinguible de otras especies parecidas. Y no solo por su minúsculo tamaño: los investigadores tuvieron que recurrir a la característica morfológica más diferenciadora -los genitales masculinos- y también al análisis molecular y la secuenciación genética para confirmar su singularidad.

El resultado es una nueva especie que además será útil en el control de plagas agrícolas, ya que algunos chinches -como este- son eficaces depredadores. «Aunque los chinches tienen connotaciones peyorativas, también incluyen un gran número de especies beneficiosas para los cultivos», explican a 'La Verdad' fuentes de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, departamento del Gobierno regional del que depende el Imida, que desarrolla una importante labor investigadora en el campo de la lucha biológica contra plagas.

Aprovechar el trabajo eficaz y desinteresado de la fauna auxiliar no solo es bueno para el medio ambiente -por el menor empleo de productos químicos-, sino también más barato para el agricultor. El control biológico resulta entre un 50% y un 70% más económico que si se utilizan plaguicidas, según los cálculos de Juan Antonio Sánchez.

Aliados naturales

La condición de 'punto caliente' de biodiversidad de la Región de Murcia sirve en bandeja una gran cantidad de aliados naturales a los productores agrícolas en forma de insectos depredadores de pulgones y otros enemigos de las plantaciones, que los técnicos del Imida seleccionan y asignan a los cultivos donde pueden ser más útiles.

Este centro de investigación llevó a cabo las primeras experiencias de control biológico de plagas en pimiento en el Campo de Cartagena a finales de los 80 del siglo pasado. El éxito de estas experiencias dependió en gran medida del descubrimiento de dos chinches autóctonos del género 'Orius'.

Otras especies de chinches utilizadas por los agricultores murcianos son 'Macrolophus pygmaeus' y 'Nesidiocoris tenuis', que resultan claves para el control de la mosca blanca en los cultivos de tomate; en concreto, la segunda de ellas es la única opción viable para combatir la plaga de la polilla en invernaderos. El Imida también ha identificado otros chinches depredadores útiles: el 'Pilophorus gallicus' para reducir los tratamientos insecticidas en la pera de Jumilla y varias especies de los géneros 'Orius' y 'Deraeocoris' para el control biológico en el melón.