https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Un buceo más responsable en las reservas marinas

Una buceadora observa a un mero en la Reserva Marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas. / la verdad
Una buceadora observa a un mero en la Reserva Marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas. / la verdad

El Ministerio publica un decálogo de buenas prácticas de obligado cumplimiento para las inmersiones en estos espacios protegidos

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Bucear en las reservas marinas seguirá siendo una experiencia mágica, lo más parecido a flotar en la atmósfera de otro planeta, pero quienes quieran disfrutar de este privilegio tendrán que asumir unas pequeñas obligaciones. La conservación de estos santuarios sumergidos de la naturaleza está en juego y es necesario garantizar que los submarinistas conozcan el valor de esos fondos y estén dispuestos a protegerlos. Es lo que se pretende con los criterios de buceo recreativo responsable que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación publicó hace unos días en el Boletín Oficial del Estado.

La nueva orden ministerial anula una resolución de la Secretaría General de Pesca de 2017 para aumentar las exigencias a los usuarios de las reservas marinas de interés pesquero: este decálogo de obligado cumplimiento tiene ahora mayor validez jurídica e incluye novedades como la del buceador guía -buceador líder en la antigua normativa-, que se hace responsable de la seguridad del grupo al que acompaña y también de avisar sobre las incidencias advertidas en la inmersión, sobre todo posibles daños en el medio natural. En el caso de inmersiones realizadas por particulares -es decir, al margen de los centros de buceo-, uno de los participantes deberá asumir el papel de guía, para lo cual deberá contar con la capacitación correspondiente: ISO 24801-3 FEDAS-CMAS tres estrellas y técnico en buceo deportivo con escafandra autónoma.

El código de buenas prácticas afecta a dos espacios protegidos de la Región de Murcia: las reservas marinas de Cabo de Palos-Islas Hormigas y Cabo Tiñoso, ambos en la costa de Cartagena. Precisamente, el propietario del Centro de Buceo Balkysub de Cabo de Palos, José David Balcázar, ha participado en la redacción del documento técnico junto a los centros de buceo de las reservas de Cabo de Gata-Níjar, Islas Columbretes y Tabarca. De hecho, la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura impulsó los criterios de buceo responsable, a través del proyecto Pescares sobre gobernanza en reservas marinas, a petición de los propios buceadores y de los pescadores profesionales.

«Parecíamos los culpables»

«Los buceadores somos los primeros que tenemos constancia de la fragilidad del ecosistema, y además somos los únicos que, desde hace décadas, sacamos plásticos y todo tipo de basura del fondo del mar. Sin embargo, con el aumento del turismo parecíamos los culpables de la masificación», explica José David Balcázar a 'La Verdad'.

Las normas que ahora deben asumir obligatoriamente los usuarios de las reservas marinas son «tan de sentido común» que Balcázar apuesta por extenderlas en un futuro a todo el litoral, pues su objetivo es garantizar la seguridad de los usuarios y contribuir a la conservación del medio natural: «Somos nosotros mismos los que asumimos la responsabilidad de cuidar el fondo marino», asegura.

Las 10 reglas

1
Documéntate sobre las características de la reserva marina que visitas. No uses focos en grutas, cuevas o interior de pecios.
2
Presta atención al 'briefing' del buceador guía.
3
Durante la inmersión controla y agrupa tu equipo por seguridad y para evitar daños por impacto o arrastre.
4
Si te encuentras artes de pesca, no te acerques.
5
Si te encuentras material científico, nunca te acerques ni lo manipules.
6
Si ves basura, informa al responsanble de la inmersión, al centro de buceo o al servicio de vigilancia de la reserva.
7
No actúes sobre ningún objeto desconocido.
8
Ten cuidado de no golpear con las aletas o el resto del equipo corales, gorgonias o esponjas.
9
El buceador guía deberá informar al servicio de vigilancia de cualquier daño voluntario o involuntario en la reserva.
10
El buceador guía deberá mantener un comportamiento ejemplar dentro y fuera del agua.

También han colaborado en 'afinar' los criterios de buceo responsable el Departamento de Ecología e Hidrología de la Universidad de Murcia, los técnicos del Programa de Mares de WWF-España y el Instituto Español de Oceanografía (IEO).

El buceador guía es la figura clave en el código de buenas prácticas, pues se le atribuye no solo la responsabilidad de la seguridad del grupo y de evitar posibles daños en el frágil ecosistema sumergido, sino que se le encomienda la tarea de explicar a sus compañeros la importancia de los valores naturales del lugar que han decidido visitar.

José David Balcázar, del Centro Balkysub de Cabo de Palos, es uno de los redactores del documento técnico

Por este motivo, se concede una gran importancia a la presentación o 'briefing' previa a la inmersión, en la que el buceador guía debe relatar las principales características de la reserva marina en la que se encuentran; tanto de la fauna y organismos de interés -como esponjas, corales y gorgonias, con los que hay que ser especialmente cuidadosos-, como acerca de actividades como la pesca artesanal o la investigación científica. Según el texto legal, los buceadores deben ser conscientes de que son «invitados de excepción» en las reservas marinas y los primeros interesados en mantenerlas en buen estado.