https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Un brote de botulismo amenaza a las aves acuáticas de Campotéjar

Malvasía cabeciblanca muerta en las lagunas de Campotéjar. /EE AA
Malvasía cabeciblanca muerta en las lagunas de Campotéjar. / EE AA

La infección bacteriana ha matado a varios ejemplares de malvasía cabeciblanca, especie en peligro de extinción

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Un episodio de botulismo es con toda probabilidad el causante de la muerte de aves acuáticas en el paraje molinense de las lagunas de Campotéjar: dos ejemplares según los datos de la Comunidad Autónoma -una malvasía cabeciblanca y un porrón común- y al menos quince según Ecologistas en Acción, que ayer dio la voz de alarma y reclamó a la Administración regional y al Ayuntamiento que adopten medidas urgentes para evitar que el brote se extienda.

Las dos primeras aves muertas se encontraron el sábado 15 de junio, y días después aparecieron otros doce ejemplares vivos con diarrea y debilitados, que han sido curados en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle (CRFS) y liberados en el pantano de Santomera, donde no existe riesgo de contraer la infección, informa a 'La Verdad' la Consejería de Medio Ambiente.

Ecologistas en Acción afirma sin embargo que ha contabilizado quince bajas, entre ellas cinco malvasías, especie en peligro de extinción que habría perdido el 20% de la población censada en este humedal protegido. Esta organización teme que puedan haber muerto más aves y critica «que todavía no se haya activado ningún protocolo de seguimiento de la situación».

No se contagia a las personas

Medio Ambiente asegura, sin embargo, que ya ha tomado medidas: «Desde el pasado fin de semana se han llevado a cabo hasta cinco inspecciones. Además, y dada la importancia de retirar los cadáveres para eliminarlos y cortar la cadena de contagio, los agentes medioambientales han intensificado las inspecciones y se va a reforzar la vigilancia. Y desde la Dirección General de Medio Natural y el Ayuntamiento de Molina de Segura se está trabajando para diseñar mejoras en la circulación de agua en las lagunas y la oxigenación», asegura la Comunidad.

Para confirmar el botulismo, las muestras se han enviado al departamento de Toxicología Veterinaria de la Universidad de Murcia.

El botulismo aviar, que no afecta a las personas, es una intoxicación originada por la ingestión de una toxina producida por la bacteria 'Clostridium botulinum'. Las aves se intoxican al ingerir invertebrados que previamente se han alimentado de cadáveres en descomposición donde se dan las condiciones idóneas para el crecimiento de dicha bacteria. Las aves intoxicadas presentan una parálisis que les impide moverse y mantener el cuello erguido, por lo que suelen fallecer por ahogamiento.

«Los brotes son habituales en ecosistemas acuáticos en condiciones climáticas de elevada temperatura», señala Medio Ambiente, que informa de que el pasado verano, entre la segunda quincena de julio y septiembre, se produjeron nueve brotes.