https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Sal de tierra adentro

Los voluntarios de La Carraca cosechan cien kilos en las salinas de Rambla Salada

Voluntarios de La Carraca en las salinas de Rambla Salada./Blas Rubio
Voluntarios de La Carraca en las salinas de Rambla Salada. / Blas Rubio
Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Qué importante es la labor de los voluntarios, que llegan donde la administración no puede (o no quiere) y que ayudan a mantener en buenas condiciones espacios naturales y recuperan usos en peligro de extinción. Como la recogida de la flor de sal en la salinas de Rambla Salada (que se llama así por algo), un salero de interior que tuvo tiempos mejores pero que sigue vivo gracias a la asociación La Carraca. Estos irreductibles acaban de cosechar cien kilos de flor de sal, una cantidad simbólica que además podrán comercializar porque han obtenido el registro sanitario. Pero lo más importante es sostener el funcionamiento de una industria tradicional que al mismo tiempo es un ecosistema imprescindible para diferentes especies de fauna, especialmente las aves acuáticas.

La finca de Las Salinas de Rambla Salada, propiedad de la Comunidad Autónoma, se encuentra cedida mediante la fórmula de custodia de territorio a la Asociación Voluntarios por Rambla Salada La Carraca, que ha recuperado la recogida tradicional de flor de sal. También desarrollan actividades de mejora ambiental y programas educativos centrados en los recursos naturales e industriales del Paisaje Protegido del Humedal de Ajauque y Rambla Salada, que comprende terrenos de los municipios murcianos de Fortuna, Molina de Segura, Santomera y Abanilla.

Las salinas, declaradas el año pasado Bien de Interés, Cultural son la imagen emblemática del Paisaje Protegido del Humedal de Ajauque y Rambla Salada, situadas en el término municipal de Fortuna. En el siglo XIX, estas salinas de interior llegaron a ser una de las mayores productoras de sal en la Región de Murcia, llegando a rivalizar con las salinas de Sangonera La Seca.

La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, explica que “gracias a la custodia del territorio, se pueden facilitar iniciativas voluntarias de conservación de la naturaleza, paisaje y patrimonio cultural en fincas públicas o privadas mediante acuerdos de colaboración. Sin duda, es una buena fórmula para una gestión orientada a la conservación de los valores y recursos propios de espacios protegidos”.

Ajauque y Rambla Salada es uno de los rincones que nos sorprenden cuando los visitamos por primer vez. ¿Conocéis este espacio protegido?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos