https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Menos humos en Calnegre y Calblanque

Comienza el control de accesos a las playas de Lorca, una limitación necesaria para garantizar la conservación de este sector del parque regional. Se aplicará un modelo muy parecido al que ya se ha normalizado en el espacio natural cartagenero

Camino cortado en Calnegre durante las obras de mejora de los accesos./CARM
Camino cortado en Calnegre durante las obras de mejora de los accesos. / CARM
Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Hoy es el día: comienza la limitación de accesos a las playas lorquinas de Calnegre, como avancé en 'La Verdad' hace unas semanas. Por primera vez. Y es necesario debido a las características de las tres playas sobre las que se va a actuar (Calnegre, Baño de las Mujeres y Siscal): solo un camino de acceso que termina en fondo de saco, zonas de aparcamiento muy limitadas y gran afluencia de visitantes.

Es decir, muy poco espacio, mucho movimiento de vehículos y en general un uso del espacio público poco respetuoso con los valores naturales. Como ha ocurrido en Calblanque hasta hace unos años.

No siempre se va a prohibir el uso de los vehículos a motor. De hecho, este fin de semana y los siguientes se podrá acceder en coche y moto hasta que se completen las plazas de aparcamiento. Entonces sí, las barreras bajarán y será necesario utilizar las piernas o la bicicleta.

Calendario de control de accesos en las playas de Calnegre.
Calendario de control de accesos en las playas de Calnegre. / CARM

En los fines de semana a partir del 7 de julio y hasta el 2 de septiembre, y en los días señalados en el dispositivo de control, se pondrá a disposición de los visitantes un autobús público, al igual que en Calblanque a partir del 30 de julio (los primeros fines de semana se permite el acceso a los vehículos en el parque cartagenero hasta que se completen los aparcamientos), informa la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente.

En Calblanque ya se han normalizado las restricciones a coches, motos y caravanas, pero es posible que en Calnegre cueste más entenderlo. De hecho, seguro que muchos visitantes se encuentran hoy con la sorpresa de las barreras. Pero no hay otra. Conservar los espacios naturales es una obligación y una necesidad, y las pequeñas molestias son solo el precio de disfrutar de un parque regional.

Comentarios, por favor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos