La turista española fallecida en París estaba en un viaje sorpresa organizado por su marido

Imagen de Laura.

Laura Sanz, de 38 años, estaba casada y tenía tres hijos de 3, 5 y 10 años | Trabajaba desde hacía años como cajera en un supermercado de Toledo

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

El populoso barrio toledano de Santa Bárbara está conmocionado por la muerte de Laura Sanz Nombela, la turista española de 38 años que el sábado falleció en París a causa de una explosión en una panadería por una fuga de gas. Laura, casada y con tres hijos de 3, 5 y 10 años, trabajaba desde hace años como cajera en el supermercado La Despensa, el local comercial más famoso del barrio, por lo que era conocida por innumerables vecinos. En la tarde del sábado, el establecimiento echó el cierre antes de hora al enterarse sus compañeros de la terrible noticia.

Laura y su pareja habían viajado a París para pasar un fin de semana romántico en una ciudad que no conocía. El viaje lo había organizado su marido y había sido toda una sorpresa para ella. Un fin de semana de ensueño que se tornó en tragedia cuando la panadería situada en la esquina de la calle Treviso con la de Santa Cecilia, en la capital francesa, saltó por los aires y la onda expansiva alcanzó de lleno a Laura y causó heridas leves a su marido. Ambos se encontraban en la habitación de un hotel cercano.

Su familia se afana ahora en acelerar los trámites para repatriar su cadáver a España -según la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha será «lo más pronto posible»- y enterrarlo en el Cementerio Municipal de Toledo, ciudad en la que nació y en la que su alcaldesa, Milagros Tolón, ha dicho sentirse «consternada por la terrible noticia». «He podido hablar con su marido y trasladarle como alcaldesa las condolencias de la ciudad de Toledo y mi solidaridad y apoyo a sus familiares y amigos», ha añadido. Un mensaje parecido ha expresado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ha querido enviar «mis condolencias personales y también en nombre del Gobierno de Castilla-La Mancha a sus familiares, amigos y allegados».

Lo sucedido ha provocado, asimismo, dolor en el colegio Ciudad de Aquisgrán del barrio de Santa Bárbara, donde estudian los dos hijos mayores, situado a escasos metros del supermercado donde trabajaba su madre.

Luto oficial

Su muerte también ha causado gran pesar en el Club de Atletismo Toledo al que Laura perteneció en la década de los 90 siendo una «prometedora atleta», según la recuerdan sus responsables. Igualmente, el pueblo de Burguillos, situado a 8 kilómetros de la ciudad de Toledo, vive con gran tristeza su fallecimiento.

A esta localidad, convertida en pueblo dormitorio de Toledo con centenares de viviendas unifamiliares y chalets adosados, se habían mudado sus padres hacía años y también ella con su familia.

Las banderas del Ayuntamieno de Burguillos ondean a media asta desde la tarde del sábado. Su alcalde, José Castro, ha decretado este lunes como día de luto oficial en el municipio «en recuerdo de nuestra vecina fallecida trágicamente y como muestra de solidaridad a la familia a la que, desde este ayuntamiento, ponemos a su disposición todos los medios que necesite».

Más información

 

Fotos

Vídeos