Italia vuelve a Europa con el Gobierno 'Conte bis'

Giuseppe Conte anuncia la composición de su gobierno. / EFE

Luigi Di Maio, líder de los 'anticasta', será ministro de Exteriores, mientras que de la cartera de Economía se ocupará el izquierdista Roberto Gualtieri, muy respetado en Bruselas

DARÍO MENORCorresponsal en Roma (Italia)

Italia va a contar a partir de este jueves con un nuevo Consejo de Ministros liderado por Giuseppe Conte, jefe de Gobierno en la anterior coalición entre la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y que repite en el cargo con la alianza a la que llegó esta última fuerza política con el Partido Democrático (PD). Al pacto se ha sumado Libres e Iguales, formación de izquierdas nacida de una escisión del PD. Los 21 ministros del Ejecutivo 'Conte bis', siete de los cuales son mujeres, jurarán este jueves su cargo ante el presidente de la República, Sergio Mattarella, y se someterán a una moción de investidura en el Senado y en la Cámara de los Diputados probablemente el próximo lunes.

Entre los nombres de peso del nuevo Gabinete, destacan: Luigi Di Maio, líder del M5E, como ministro de Exteriores; Roberto Gualtieri, eurodiputado del PD muy respetado en Bruselas, al frente de la cartera de Economía; la técnica Luciana Lamorgese como responsable del Ministerio del Interior; y el veterano Dario Franceschini, uno de los pesos pesados de la formación de centro izquierda, como titular de Cultura. Hay 10 ministros propuestos por el M5E, 9 por el PD y uno por Libres e Iguales.

El nacimiento del nuevo Ejecutivo deja definitivamente en la oposición a Matteo Salvini, gran perdedor de esta crisis política abierta por él mismo cuando dinamitó el pasado 8 de agosto la coalición que la Liga mantenía desde hacía 14 meses con el M5E. Salvini queda apartado del poder y sin las elecciones anticipadas a las que aspiraba para intentar convertirse en primer ministro. Ahora le toca esperar en la oposición y lamerse las heridas por el que hasta el momento supone el mayor error de su carrera política.

Aunque la endémica inestabilidad de los sucesivos Gobiernos italianos no invita al optimismo, los socios de la nueva coalición insisten en que pretenden apurar la legislatura, que concluirá en 2023. Sería una bendición tanto para los italianos, famélicos de tranquilidad política, como para la Unión Europea (UE), que estaba cada vez más incómoda con el creciente poder de Salvini y contemplaba con miedo la posibilidad de que unas elecciones anticipadas lo catapultaran al cargo de primer ministro. Los inversores internacionales también celebraron el nacimiento del nuevo Ejecutivo, como demostró la subida de la Bolsa de Milán y la bajada de la prima de riesgo italiana.

Tras reunirse este miércoles con Mattarella para disolver la reserva con la que aceptó la semana pasada el encargo de formar Gobierno, Conte aseguró que los miembros del Gabinete dedicarán «nuestras mejores energías, nuestras competencias y nuestra pasión más intensa» para hacer de Italia «un país mejor en el interés de todos los ciudadanos de norte a sur». Lo harán siguiendo un programa «que mira al futuro». Las líneas maestras trazadas por el M5E y el PD para que siga el nuevo Ejecutivo invitan a la tranquilidad y no suscitarán en principio grandes discrepancias en Bruselas ni en el resto de capitales europeas. Italia parece olvidarse, al menos de momento, de las andanadas contra la UE y de la abierta xenofobia ante el fenómeno migratorio con que reaccionó Salvini en el tiempo que ejerció de ministro del Interior.

El Gobierno 'Conte bis' tendrá que ponerse a trabajar de inmediato para afrontar su primera 'patata caliente': el aumento automático del IVA del 22% al 25% el próximo 1 de enero si no consigue 20.000 millones de euros de otro modo. Para ello resultará determinante la elaboración de los Presupuestos Generales de 2020. Según un primer borrador, serán «expansivos» aunque «sin comprometer el equilibrio de las finanzas públicas». Para Dario Antiseri, director del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Luiss de Roma, ahora llega el momento de que Europa eche una mano al nuevo Gabinete, que considera «europeísta». «Se ha acabado el tiempo de los choques. La UE debe ayudarnos con un poco de flexibilidad y reformando el reglamento de Dublín, que perjudica a naciones como Italia y España». La citada legislación prevé que los solicitantes de asilo presenten su petición en el primer país de la UE al que llegan aunque no quieran vivir en ellos.

Temas

Italia