Francia pone en marcha su plan de contingencia ante un 'brexit' sin acuerdo

Macron se reúne con alcaldes de Normandía. /Efe
Macron se reúne con alcaldes de Normandía. / Efe

Permitirá a las empresas británicas instaladas en el país seguir operando en el territorio

PAULA ROSASParís (Francia)

Nadie lo da por seguro, pero el peor escenario de cara al 'brexit' es cada vez menos improbable y Francia quiere estar preparada. El Gobierno galo ha puesto en marcha un plan de contingencia que viene preparando de forma discreta desde el pasado mes de abril para preservar los intereses franceses si el próximo 30 de marzo el divorcio con Reino Unido se consuma de forma brutal. El plan prevé un arsenal de medidas legislativas y jurídicas, en su mayoría decretos, para que «no haya una interrupción de derechos y puedan protegerse los derechos de nuestros conciudadanos y empresas», anunció este jueves el primer ministro, Édouard Philippe.

El plan prevé la adopción de cinco decretos en las próximas tres semanas con medidas para, por ejemplo, no dejar en un vacío legal a los ciudadanos británicos que residen en Francia (tendrán un periodo transitorio de doce meses en el que podrán permanecer en el país sin necesidad de tener un permiso de residencia). Otros decretos se centran en las instalaciones aduaneras (se van a invertir 50 millones de euros para adaptar puertos y aeropuertos); el sector de los transportes por carretera, que permitirá a las empresas británicas instaladas en Francia a seguir operando en el territorio; para autorizar ciertas operaciones financieras o, por ejemplo, para permitir el intercambio de materiales de defensa. Unas 600 personas van a ser contratadas en las próximas semanas para puestos aduaneros o de control veterinario.

Al Gobierno le preocupa especialmente la falta de previsión de muchas empresas para el peor escenario posible, el de la falta de acuerdo, y la situación en la que quedará el sector de la pesca, posiblemente uno de los más afectados ya que gran parte de los caladeros en los que trabajan los pescadores franceses quedarían fuera de aguas comunitarias.

Más información