Juncker culpa a los gobiernos europeos de no estar preparados ante el terrorismo

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea./
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

Señala que si éstos hubieran aplicado ya las propuestas que ha puesto sobre la mesa el Ejecutivo comunitario en los últimos dos años "la situación no sería la que tenemos ahora"

EFEbruselas

La Comisión Europea (CE) ha responsabilizado a los gobiernos nacionales de los países comunitarios de que la Unión Europea (UE) no esté mejor preparada para hacer frente a la amenaza terrorista y evitar atentados como los de este martes en Bruselas, que han dejado al menos 31 muertos y 270 heridos.

El presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, ha afirmado en una rueda de prensa junto al primer ministro de Francia, Manuel Valls, que si los gobiernos hubieran aplicado ya las propuestas que ha puesto sobre la mesa el Ejecutivo comunitario en los últimos dos años "la situación no sería la que tenemos ahora".

"Creemos que hace falta la unión de la energía, del mercado de capitales, la unión económica, pero también la unión de la seguridad", ha señalado, al tiempo que ha hecho referencia expresa a medidas para mejorar la protección de las fronteras exteriores y para contar con un registro europeo de datos de pasajeros aéreos (PNR) "Es necesario el PNR, ahora la solución está en manos del Parlamento Europeo (PE)", ha dicho.

Fuentes de la Eurocámara han discrepado este miércoles sobre esta afirmación, al asegurar a Efe que existe una mayoría parlamentaria preparada para aprobar el PNR cuando el Consejo de la UE cierre su trabajo sobre el dossier de protección de datos.

Desde el Consejo, subrayan que ha sido el PE el que ha decidido vincular las normativas sobre la protección de datos al registro de pasajeros, y por tanto retrasar su aprobación, y esperan que la propuesta pueda recibir luz verde el 21 de abril.

Algunos eurodiputados han expresado en repetidas ocasiones sus dudas sobre la utilidad en la lucha contra el terrorismo del PNR, una medida que se limitaría a recoger los datos de los pasajeros que entran y salen de la UE, pero no de los vuelos internos.

Los terroristas que atentaron el martes en el aeropuerto internacional de Zaventem, en el que murieron 11 personas, llegaron allí en taxi, no en avión. "Necesitamos más coordinación y compartir más información y datos de inteligencia", ha destacado por su parte el comisario europeo de Interior, Dimitris Avramópulos, quien ha subrayado que esto debe hacerse "urgentemente" y prueba de ello es el hecho de que los terroristas ya fueran conocidos de la policía.

El comisario ha recordado que desde los atentados de París del 13 de noviembre pasado, con 130 muertos, la CE ha propuesto una amplia batería de medidas como la creación de un centro de lucha antiterrorista dentro de la agencia policial europea Europol, que, aunque ya está en funcionamiento, no se aprovecha aún todo su potencial.

Bruselas también ha propuesto medidas para hacer más difícil la compra de armas y mejorar la desactivación de las requisadas, así como para favorecer el funcionamiento del sistema de información del espacio de libre circulación Schengen, las bases de datos de Interpol sobre documentos de viaje robados o perdidos y el intercambio de información forense.

Avramópulos lamenta que, después del acuerdo alcanzado el año pasado para la creación de un registro europeo de datos de pasajeros aéreos, aún no se haya votado en el Parlamento Europeo y pide a los países que no retrasen la implementación.

El comisario se ha refirido asimismo al estado del área de libre circulación y ha recalcado que "Schengen no es el problema", aunque ha subrayado: "No podemos tener un área segura sin fronteras sin mejores controles de las fronteras exteriores".

"Por eso, hemos propuesto los controles sistemáticos (también para ciudadanos comunitarios que entran y salen de Schengen) y el cuerpo europeo de policía fronteriza y costera", ha agregado.

Se ha refirido también a los controles temporales internos que han adoptado países como Alemania y Austria por la crisis de refugiados y otros como Francia a raíz de los atentados del 13-N y ha dicho que "no pueden durar para siempre". Avramópulos ha hecho hincapié en que, aunque la crisis migratoria y la amenaza terrorista están coincidiendo en el tiempo, "no hay que confundirlas".