Francia se prepara ante nuevas amenazas terroristas

Dos policías franceses patrullan ante la Torre Eiffel./
Dos policías franceses patrullan ante la Torre Eiffel.

Manuel Valls advierte de la respuesta ante los atentados de París, "un ataque de guerra" del Estado Islámico al que las autoridades galas "atacarán hasta destruirlo"

COLPISAparís

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha señalado que Francia debe estar preparada ante nuevas amenazas terroristas y por ello ha advertido de la respuesta de Francia ante la masacre terrorista perpetrada el pasado viernes en París y que costó la vida a 129 personas, además de dejar un saldo de más de 350 heridos, casi un centenar de ellos en estado grave.

más información

"Francia está en guerra y atacará al enemigo, el Estado Islámico, para destruirlo", dijo este sábado el primer ministro francés Manuel Valls tras los atentados. "Quiero decir a los franceses que estamos en guerra. Sí, estamos en guerra" y "vamos a actuar y a golpear a ese enemigo" yihadista "para destruirlo" en Francia, en Europa, en Siria y en Irak, dijo Valls en declaraciones al canal de televisión TF1, asegurando que la respuesta francesa será "del mismo nivel que el ataque".

El primer ministro ha negado la existencia de fallos en los servicios de inteligencia franceses y ha anunciado que entre las medidas previstas por Francia en respuesta a los atentados figuran "aniquilar a los enemigos de la República", "expulsar a todos esos imanes radicalizados" y "quitar la nacionalidad a aquellos que pisotean lo que constituye el alma francesa".

Por otra parte, Valls confirmó que las elecciones regionales francesas se desarrollaran en las fechas previstas del 6 y 13 de diciembre, a pesar del estado de conmoción que vive el país. "Es una de las respuestas más bellas que podemos dar a aquellos que atacan nuestros valores, a la democracia", dijo Valls, tras reafirmar la determinación del Gobierno de "hacer vivir" esos valores.

Según el último balance provisional comunicado por el fiscal François Molins, al menos 129 personas murieron y unas 352 resultaron heridas, 99 en estado muy grave. En un comunicado difundido en internet este sábado, el grupo Estado Islámico reivindicó el ataque perpetrado por "ocho hermanos con cinturones explosivos y rifles de asalto contra lugares cuidadosamente escogidos en el corazón de París".

"Que Francia y aquellos que siguen su rumbo sepan que serán los blancos principales del Estado Islámico", advirtió la organización yihadista, que cuenta entre sus filas a miles de extranjeros, incluyendo varios cientos de franceses.

Miembro de la coalición internacional contra el Estado Islámico, Francia bombardea blancos en Irak desde hace más de un año y en Siria desde septiembre.

El Gobierno galo sigue investigando las "complicidades internas" que según Hollande pudieron sumarse a una "organización desde el exterior" y Francia, que sigue conmocionada por lo ocurrido y bajo estado de emergencia, vive este domingo el segundo de los tres días de luto oficial decretados.

El Gobierno galo, que colabora con el FBI y el Departamento de Seguridad estadounidense en la investigación de los ataques, ha dado además competencias a sus prefectos para que decreten el toque de queda si consideran que hay riesgos para el orden público, y también podrán decidir el cierre de salas de espectáculos, bares o suspender manifestaciones públicas, ha indicado el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

El titular de Interior también ha dicho que en el restablecimiento del control de las fronteras están participando los países europeos vecinos, a los que Francia ha pedido que intensifiquen las verificaciones de quienes entran por avión, tren o carretera.

Cazeneuve ha confirmado, como había anunciado horas antes Hollande, que los militares van a patrullar por las calles de París estos próximos días. Ha indicado que se van a incorporar al dispositivo de seguridad de la capital 1.000 militares y 320 gendarmes, que se vienen a sumar a los 30.000 que desde comienzos de año -tras los atentados yihadistas de enero- están implicados en la protección de lugares sensibles. "Todas nuestras fuerzas de seguridad están movilizadas" y "tienen el apoyo de la nación entera", ha proclamado.

El presidente francés, François Hollande, calificó por su parte de "acto de guerra" el ataque, "cometido por Dáesh (acrónimo árabe del EI), organizado desde el exterior y con complicidades internas que establecerá la investigación".

Francia ha decidido sin embargo mantener la cumbre del clima prevista del 30 de noviembre al 11 de diciembre en presencia de más de un centenar de jefes de Estado o Gobierno, que se realizará con seguridad reforzada.

Uno de los atacantes del Bataclan ya ha sido "formalmente identificado" como Ismaël Omar Mostefaï gracias a las huellas digitales de un dedo seccionado por la explosión autoinfligida por el kamikaze.

Se trata de un sujeto de nacionalidad francesa, nacido en 1985 en el departamento de Essonne, cerca de París, condenado en ocho oportunidades por delitos menores aunque nunca había cumplido penas de cárcel. En 2010 había sido fichado como "radicalizado" por los servicios de inteligencia.

El padre y el hermano del terrorista identificado fueron detenidos provisionalmente en la noche de este sábado y se han realizado sendos registros en sus domicilios.

El fiscal confirmó que uno de los atacantes del estadio poseía un pasaporte sirio con año de nacimiento en 1990, perteneciente a un individuo "desconocido por los servicios" de inteligencia.

Las autoridades griegas habían indicado horas antes que el pasaporte correspondía al de un inmigrante sirio llegado el mes pasado a una isla griega donde se inscribió como candidato a estatuto de refugiado. "Confirmamos que el propietario del pasaporte llegó a la isla de Leros el 3 de octubre y fue registrado bajo reglas europeas", indicó el comunicado del ministro para la protección ciudadana, Nikos Toskas.

Otros dos hombres buscados por la Policía francesa en el marco de los atentados del viernes en París fueron registrados en Grecia como demandantes de asilo este año , según ha anunciado la Policía griega este sábado.

Las autoridades francesas han solicitado a sus homólogos griegos verificar el pasaporte y las huellas digitales de uno de los hombres, y las huellas del otro, que piensan que fueron registradas en Grecia, principal puerta de entrada a la Unión Europea para los refugiados, especialmente sirios.

Ataques y relato cronológico

Los lugares de los ataques fueron la sala de conciertos Bataclan, otros cuatro puntos del este de la capital y las inmediaciones del Estadio de Francia, construido para el Mundial de 1998 en el suburbio norte de París, donde Hollande asistía a un partido de fútbol amistoso entre Francia y Alemania.

El fiscal François Molins hizo un relato cronológico de los seis atentados que comenzaron a las 21.20 del viernes con la explosión de un primer kamikaze cerca del Estadio de Francia y que concluyó pasada la medianoche con el asalto de las fuerzas del orden a la sala de espectáculos del Bataclan tras una toma de rehenes que dejó 89 muertos, perpetrada por tres individuos, dos de los cuales activaron sus cinturones de explosivos. Los extremistas actuaron en tres grupos, de manera coordinada y utilizaron para su letal operativo al menos dos automóviles de color negro, un Seat y un VW Polo, este último con matrícula belga.

El Polo había sido alquilado en Bélgica por un francés que fue retenido el sábado por las autoridades belgas junto a otras dos personas, todos residentes en Bélgica y desconocidos de los servicios antiterroristas franceses.

Según el fiscal, los atacantes evocaron la situación en Siria e Irak en sus diálogos con los rehenes del Bataclán. Usaron fusiles de guerra Kalashnikov con balas de 7,62 mm y explosivos TATP de peróxido de nitrógeno en sus chalecos.