Eurovisión frena la escalada de tensión en Gaza

Un grupo de trabajadores monta el escenario del 'Eurovision Village' en Tel Aviv./REUTERS
Un grupo de trabajadores monta el escenario del 'Eurovision Village' en Tel Aviv. / REUTERS

El festival de la canción se ha convertido en uno de los factores de presión que condicionan los movimientos del primer ministro Bejamin Netanyahu

MIKEL AYESTARANJerusalén

Las autoridades de Israel ordenaron a su Ejército «obtener los objetivos operacionales necesarios» en Gaza antes del inicio del Festival de Eurovisión que acogerá Tel Aviv la próxima semana, según desvelaron fuentes militares al diario Haaretz. Esta orden parece que no fue bien acogida en el seno de unas fuerzas armadas que preferían extender las operaciones tras un fin de semana en el que las facciones palestinas lanzaron casi un millar de morteros y cohetes. Desde la victoria de la cantante israelí Netta Barzilai en Lisboa hace un año, comenzaron los preparativos para un certamen que será seguido por millones de personas en todo el mundo y que Israel quiere que se convierta en su escaparate mundial. Haaretz también reveló que además de la vía militar la seguridad israelí considera que es imprescindible «un mayor esfuerzo político para mejorar la situción humanitaria» en la Franja porque la actual tregua «no será duradera ni a corto plazo».

25 palestinos, doce de ellos civiles entre ellos dos mujeres embarazadas y dos menores, y cuatro israelíes son las últimas víctimas de la violencia cíclica instalada en la Franja. Hamás y Yihad Islámica, las dos principales facciones palestinas, clamaron victoria y sus portavoces aseguraron que el lanzamiento de casi 900 cohetes y morteros en apenas dos días lograron «desanimar» al enemigo y forzarle a cumplir los puntos del acuerdo de alto el fuego que negociaron hace ya un mes y que los israelíes nunca implementaron. Los palestinos aseguraron que esta vez Naciones Unidas, Egipto y Catar les dieron las garantías necesarias de que Israel cumplirá lo pactado y aliviará el bloqueo que sufren desde hace más de una década.

El primer ministro y titular de Defensa, Benjamín Netanyahu, recibió las críticas del líder de la oposición y ex jefe del Estado Mayor, Benjamín Gantz, que calificó lo ocurrido de «capitulación ante las demandas de los terroristas». Ahora Netanyahu deberá decidir entre cumplir el acuerdo o volver a dar largas a Hamás y arriesgarse a un nuevo estallido de violencia… pero eso será después del Festival de Eurovisión, uno de los factores de presión jugado por los palestinos para obligar a Israel a aceptar sus demandas.

Más información