Las fuerzas yemeníes han acabado con 500 milicianos de Al-Qaida desde abril

La campaña militar se ha saldado con unos cuarenta soldados muertos, diez de ellos en un ataque que se ha producido hoy mismo

AGENCIASSaná

Las Fuerzas Armadas yemeníes han asegurado este jueves que, desde el inicio de su ofensiva contra Al-QaIda en la Península Arábiga (AQAP), han matado a unos 500 milicianos de esta filial yemení de la organización que dirige el egipcio Ayman al Zawahiri. Además, unos 40 militares han muerto.

El Ejército yemení lanzó una campaña en el sur del país -principalmente en los bastiones de Shabwa y Abyan- para contener el auge miliciano y, en respuesta, los grupos radicales incrementaron sus ataques contra instalaciones e intereses del Gobierno.

Un portavoz militar, coronel Saeef al Faquih, ha confirmado la muerte de unos 500 milicianos en los combates, en los que también han perdido la vida alrededor de 40 militares. Además, 39 supuestos milicianos han sido detenidos, según Al Faquih.

"Quiero subrayar que las operaciones militares también incluirán las zonas a las que han huido parte de los milicianos y donde están perpetrando sabotajes, que es otra cara del terrorismo", ha advertido este portavoz, que ha adelantado una ofensiva inminente en la provincia de Maarib.

Al-Qaida en la Península Arábiga es una de las ramas más activas de la red terrorista internacional. Su actividad supone una amenaza para los intentos del Gobierno de recuperar la estabilidad tras las protestas que llevaron a Alí Abdulá Salé a dimitir como presidente en 2012.

Último ataque

El último de sus ataques se ha producido hoy mismo y ha dejado al menos diez soldados y un civil muertos, ha informado una fuente de seguridad. Los agresores emplearon proyectiles RPG, bombas y ametralladoras en su asalto a un puesto de control mixto de las fuerzas de la Policía y del Ejército, situado en la zona de Haban, antiguo feudo de Al-Qaida.

El ataque se produjo de madrugada cuando la mayoría de los uniformados estaban dormidos, según la fuente, que ha agregado que la víctima civil pasaba con su coche por el puesto de control en el momento del suceso.

Refuerzos de seguridad acudieron a Haban para perseguir a los agresores, que lograron huir tras destruir la posición de seguridad y tres vehículos blindados.