Los clubes de alterne y las librerías porno vuelven a Nueva York

Times Square en Nueva York./Archivo
Times Square en Nueva York. / Archivo

Un juez ha levantado temporalmente las restricciones que había en la ciudad estadounidense en torno a estos locales

EFENueva York

Un juez de Nueva York ha levantado temporalmente la restricción que había en la ciudad de Nueva York, especialmente en torno a la plaza de Times Square, a la apertura de clubes de estriptis, informó este martes la prensa local.

El magistrado William Paules aseguró el lunes que el mantenimiento de esta normativa restringe «extremadamente» las zonas donde pueden operar los negocios para adultos y «podría infringir el derecho de la libertad de expresión».

La denuncia contra esta decisión, que se remonta al año 2001 cuando gobernaba el alcalde Rudy Giuliani, fue realizada por una coalición de empresas dedicadas a este tipo de negocios.

La representante de los demandantes, Erica Dubno, citada por el diario Daily News, aseguró que «el mundo ha cambiado significativamente desde que la administración de Giuliani trató de satanizar la ciudad de Nueva York y eliminar estos pequeños negocios».

«Los esfuerzos del alcalde Giuliani para erosionar la primera enmienda de la Constitución (que garantiza la libertad de expresión) no tiene cabida en nuestra ciudad a día de hoy. El crimen se ha reducido y el valor de las propiedades han aumentado en las áreas donde hay negocios que ofrecen entretenimiento para adultos», agregó Dubno.

Las empresas que operan clubes, como Satin Dolls, Lace o la librería Erotica, llevan litigando contra este decisión desde que fue impuesta. La primera batalla de la lucha judicial fue ganada por la ciudad en un tribunal estatal, después de lo cual, los denunciantes elevaron su queja al sistema federal.

El juez ha convocado a las partes el próximo 31 de octubre para anunciar su sentencia definitiva sobre el caso. Ya ha adelantado que «en la situación actual la aplicación de la norma de 2001 no permitirá (a las empresas demandantes) unos canales alternativos adecuados para ofrecer» sus servicios a adultos.