Se dispara la tensión entre Reino Unido y Rusia tras el ataque al ex espía

Expirado a medianoche el ultimátum de 24 horas sin ninguna explicación rusa por el envenenamiento del ex espía, hoy Theresa May va a reunir al Consejo de Seguridad Nacional británico para estudiar, como anunció, un castigo ejemplar a Putin. Rusia asegura que no va a decir nada hasta que tenga acceso a las muestras del agente nervioso utilizado en el intento de asesinato de Serguei Skripal y su hija, que continúan en estado crítico. Uno de los químicos rusos que en los años 80 participó el desarrollo de esta arma química, dice que solo el Kremlin puede estar detrás del ataque y que la sustancia está diseñada para producir daños irreparables. Creada por Rusia al final de la Guerra Fría, se trata de un arma hasta ocho veces más potente que los gases sarín. La tensión se dispara cada día más entre Reino Unido y Rusia después de aparecer muerto otro disidente ruso en su casa de Londres.-Redacción-