El Ejército da un golpe de Estado en Tailandia

El ejército controla Tailandia. /
El ejército controla Tailandia.

El jefe del Ejército suspende la Constitución dos días después de imponer la Ley Marcial para atajar las protestas y la inestabilidad política

AGENCIAS MADRID

Los militares, que han suspendido la COnstitución, mantienen retenidos a varios representantes del Gobierno, incluido el ministro de Justicia después de declarar un golpe de Estado que intenta poner fin a más de ocho meses de manifestaciones antigubernamentales. El jefe del Ejército tailandés, Prayuth Chan-Ocha, ha tomado el poder después de declarar fallida una reunión en la que participaban miembros del Ejecutivo interino y opositores en un intento de poner fin a la crisis y ha anunciado que asumirá el control del Gobierno con el fin de restaurar el orden el país tras meses de inestabilidad política y dos días después de imponer la ley marcial.

Más información

Los soldados se llevaron en furgones del Ejército a Chaikasem Nitisiri, titular tailandés de Justicia, así como los cabecillas de las manifestaciones y de los partidos políticos hasta las dependencias del Primer Regimiento de Infantería. "En el interés de la ley y el orden, asumimos los poderes. Por favor, permanezcan en calma y continúen con sus quehaceres diarios", dijo Prayuth Chan-Ocha en un anuncio televisado poco antes de las 17.00 horas (10.00 GMT). El máximo responsable militar del país ha indicado que la orden busca impedir más muertes y una escalada del conflicto entre detractores y simpatizantes del Gobierno.

Disparos al aire en las protestas

tensión en tailandia

Soldados tailandeses han disparado al aire para dispersar a miles de manifestantes progubernamentales, los llamados 'camisas rojas', congregados en la zona occidental de Bangkok después de que el Ejército haya hecho efectivo un golpe de Estado militar.

Los militares han detenido a al menos un líder de los activistas, leales al exprimer ministro Thaksin Shinawatra, según ha explicado el portavoz Thanawut Wichaidit.

Poco antes, el líder de los 'camisas rojas', Jatuporn Promano, aseguraba que continuarán sus protestas pese a que el Ejército haya asumido el control del país y haya pedido a los manifestantes que se dispersen. "¿Lucharéis o no lucharéis? No iremos a ninguna parte. No tengáis pánico porque nos lo esperábamos", afirmaba Jatuporn ante sus seguidores. "Lo que tenga que ocurrir ocurrirá".

El Ejército se otorgó el papel de mediador tras declarar el martes la ley marcial en todo el país para prevenir un estallido de violencia tras ocho meses de protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y centenares de heridos. Los manifestantes antigubernamentales exigen una reforma del sistema político, que consideran corrupto, y proponen la creación de un consejo no electo para que lleve a cabo los cambios antes de celebrar nuevas elecciones.

Tailandia arrastra una grave crisis desde el golpe de Estado que derrocó de 2006 al ex primer ministro Thaksin Shinawatra y a quien sus detractores acusan de dirigir el Gobierno desde el exilio. Los 'camisas rojas', seguidores de Thaksin, amenazaron con aumentar sus protestas en Bangkok si el Ejército tomaba el poder y caía el Gobierno interino.

Con esta, los militares han urdido 19 asonadas, 12 de ellas con éxito, desde que acabó la monarquía absolutista en 1932.